PARASHA BO

אברהם בן אליהו הרב

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham

Shemot 10.1 – 13.16

Haftara: Yermiyahu 46. 13-28.

 

 

BO.  (El presente de este verbo es Ba que quiere decir venir, Bo es Ven)

 

 

Siguiendo con el estudio, notaremos que dentro de la sección de estudio de la Torah, vemos que hay una división de siete plagas dentro de la Parasha anterior (Vaera) y tres plagas dentro de esta Parasha.

 

Cuando estudiamos  las emanaciones de luz que son diez, hemos enseñado que tres emanaciones corresponden a los mundos superiores y siete de este mundo, en el caso de Keter que es igual a la Corona (Humildad según los esenios) Jojma Sabiduría y Binah que es entendimiento, las tres son parte de los mundos superiores.

 

La palabra en hebreo Bo se escribe  בא  en donde la alef vale uno y la bet dos al sumar las dos nos dan tres, que representan a las tres  ultimas plagas y que tienen una conexión con las tres sefirot superiores, estos conceptos los pueden estudiar en  la Parasha 5771 de nuestra pagina web,.

 

El Eterno dijo a Moshé ven a Parot, Parot le dijo a Moshé,  el Eterno es justo y yo y mi pueblo los culpables (9.27), Moshé pensó que Parot se había arrepentido, sin embargo el Eterno le dijo a Moshé adviértele que traeré otra plaga, pues hice su corazón como el hígado que entre más se quema más  duro se pone,  por esto ¿Cómo el Eterno castigó a Parot y a Mitzrayim por la  dureza que el mismo Eterno colocó en él?,  los jajamim de Bendita memoría enseñan que si el pueblo de Israel hubiera descendido al grado 50 era imposible que Israel volviera de este estado, por consiguiente Parot estaba en el grado mas bajo que era imposible que él se arrepintiera.

 

Esto lo podemos experimentar en nosotros mismos, las impurezas hacen que nos coloquemos en una posición en donde es difícil levantarnos, a menos con un esfuerzo mayor, no hay que dejar que la impureza del pecado  inunde nuestra vida, porque la vida espiritual se tornara más difícil, y se pueden los mandamientos convertir en una pesada carga, por esto mismo la indiferencia viene por no esforzarnos en levantarnos y luchar contra el Yetzer Hara, que hace que trasgredamos.

 

Por esto era difícil que Parot se arrepintiera, pues sus pecados eran tan terribles, que su grado de impureza fue causal para que el decreto de los cielos manifestó la imposibilidad de arrepentimiento.

 

En cada finalización de plaga, Parot daba muestras de haberse arrepentido, pero cuando no es la Teshuba sincera, se vuelve a endurecer el corazón y se vuelve a la condición en el que uno a estado.  ¡Como así?, Cuando una persona se arrepiente de su pecado pero este arrepentimiento no es del todo sincero,  al momento vuelve una vez más, a cometer el mismo pecado.

 

Por esto debemos de comprender que cuando una persona comete un pecado el Eterno le advierte de su pecado, la persona pierde algún bien, vienen alguna enfermedad el o sus hijos,  porque cuando un hijo enferma que sea menor de 12 años la mujer o 13 en el varón, la enfermedad es causal de pecado del padre y el Eterno disciplina de esta manera para que se vuelvan de su pecado.  Alguien podría objetar: ¿Pero que culpa tiene el  niño?,  Ninguna, sino que la enfermedad, el sufrimiento del niño, por alguna razón de la vida pasada coloca el Eterno cierto sufrimiento para refinar el alma del niño que viene con alguna corrección de la vida pasada, pero el que sufre más son los padres, porque  a que padre le gustaría ver enfermo a su hijo, entonces la corrección es colocada, una para el refinamiento del alma y la otra para corrección.

 

Algunos  tratan de explicar las situaciones adversas  racionalizando el mal,  pensando que todo es parte de la vida, no perciben que el mal viene por alguna trasgresión y no se vuelven a la Teshuba, esto es endurecer el corazón.

 

Los pecados de Parot eran tan terribles y el Eterno decretó las plagas, para que todo el mundo supiera lo malvado de Parot,  si consideramos la analogía que a Parot se le considera Hasatán, es decir la energía contraría a realizar la voluntad del Eterno, y a Mitzrayim como el mundo, no es difícil comprender, que todo lo que sucede en este mundo, la maldad,  es el resultado de las actitudes de los habitantes mismos de la tierra que se dejan guiar e influenciar por Parot de este mundo que los lleva a la perdición y por consiguiente al sufrimiento.  El sufrimiento de la humanidad es el resultado de las trasgresiones, unas peores que otras , por lo tanto la creación esta gimiendo y sufriendo a la par de sus habitantes.

 

Las personas están sumidas en la oscuridad de este mundo y al igual que Mitzrayim tienen sus propias deidades, a quién les rinden culto de diferente manera,  y muchos por esto mismo cuando se les lleva el conocimiento de Torah los rechaza por su corazón entenebrecido y de piedra al igual que Parot.

 

Parot cada vez que había una plaga desidia liberar a nuestro pueblo, pero luego cambiaba de opinión, la manifestación del arrepentimiento no era real, pues el temía a las plagas y no era por arrepentimiento que lo hacía.

 

El Eterno según los jajamim/sabios de Israel,  Parot había cometido pecados graves,  contra el prójimo, contra el pueblo de Israel,  por lo tanto para que exista un perdón de los cielos debemos de considerar lo siguiente:

 

Cuando una persona comete un pecado contra el Eterno,   debe pedir perdón únicamente al Eterno,  ejemplo faltar a Shabat, a Rosh Kodesh,  con los mandamientos que tienen que ver con El, por esto mismo, la Teshuba es decir el retorno debe hacerse solo en función del Eterno, pedir perdón al Eterno porque se ha fallado en contra de El.

 

En el otro caso cuando se falla en función del prójimo,  el solicitar perdón ante el Eterno no se es perdonado, si antes no se va con el prójimo a quién se ha ofendido y se le pide perdón, por lo tanto se debe de trabajar el perdón con la persona que se ha ofendido, tres veces hay que solicitar el perdón, porque la repetición  de tres veces en un evento el evento queda  sellado.

 

Parot había pecado contra los hijos de Yisrael, sus decretos fueron crueles, había asesinado a niños inocentes, había blasfemado contra el Eterno, cuando en su oportunidad el dijo: El Eterno es justo y yo; y mi pueblo los culpables,  esta expresión no se basa en la demostración que él y el pueblo eran los culpables, según los jajamim lo que quiso decir Parot fue:  El Eterno y Yo somos justos y el pueblo el culpable. Se le olvido a Parot que el pueblo  sufrió las consecuencias de su malvado proceder, al igual que una nación, cuando el Rey es justo la nación es bendecida pero cuando el Rey es injusto el pueblo sufre.

 

Lo que debemos de aprender aquí es: Que cuando pequemos contra el Eterno debemos de acudir en Teshuba pidiéndole perdón a El, pero cuando se trata de un pecado contra el prójimo, debemos de acudir a pedir perdón al prójimo, y lograr su perdón tres veces, para que este perdón que  se nos ha otorgado sea tomado en cuenta en el Beit din celestial, caso contrario, el Beit Din celestial no puede  decretar el perdón.

 

Lógicamente, cada caso sería analizado particularmente, porque puede ser  que la persona a quien se ha ofendido tenga más duro el corazón que el que transgredió.

 

 

 

SHALOM ALEJEM.