PARASHA VAYETZE

אברהם בן אליהו הרב

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham

Bereshit 28.10 – 32.3

Navi Osheah 12.13 – 14.10

 

VAYETZE    ( Y Salió, Y fue,).

 

Baruj Ata Adonay Elohenu Melej HaOlam Asher Kideshanu, Bemitzvotav, Betzivanu al Dibrei Torah,

Bendito Seas Tu Adonay Rey del Universo que  nos santificas con tus mandamientos y  nos ha ordenado acerca de las palabras de la Torah.

 

Baruj Ata Adonay Elohenu Melej HaOlam asher bajar banu Mikol ha´amim venatan lanu et Torateja. Baruj Ata Adonay noten haTorah.

 

Bendito sea tu Adonay Elohin nuestro rey del universo que  nos ha escogido de entre todos los pueblos y nos ha entregado su Torah. Bendito Sea tu Adonay dador de la Torah.

 

El rabino Jía empezó su enseñanza de esta manera:  “Las trasgresiones son demasiadas para mi, mas Tu perdonas nuestras rebeldías” (Tehilim 65.4) con relación  a esto, el rabino dice; Que Dawid quizo decir; Yo se por mi mismo que he transgredido, pero  cuantos malvados hay  en el mundo cuyas transgresiones son mayores que las mías, y tu perdonas nuestras rebeldías.

 

De igual modo Yacob,   tuvo temor de ser afectado por las trasgresiones, y por esta causa no creyó completamente en lo dicho,  He aquí yo estoy contigo, te guardaré dondequiera que vayas y te devolveré a esta tierra; pues no te abandonaré hasta que haya hecho lo que he hablado.

 

Sin embargo Yacob  dijo:  si el Eterno ha de esta conmigo, ha de guardarme por este camino que voy; dándome pan que comer y ropa que vestir, y si retornare en Shalom a la casa de mi padre, si El Eterno ha de ser un Elohim para mi, entonces esta piedra que he colocado como pilar será la casa del Eterno y todo lo que me des, habré de diezmarlo  para ti.

 

Según los jajamim, ¿Acaso Yacob no creyó en las palabras de  Elohim?,  Yacob si creyó a Elohim, pero no creyó en si mismo,  que podía ser merecedor  de la providencia del cielo, pues  su temor estaba basado en su si pecaba, este pecado evitaría que regresara en Shalom y que el Eterno apartaría su protección de él.

 Las promesas el Eterno están allí, como está escrito en el sefer/libro de Debarim 28.  Si escuchas atentamente la voz de YHWH tu Elohim para poner por obras todos mis mandamientos, entonces  todas las bendiciones vendrán sobre ti.

 

Las promesas del Eterno están allí, para que podamos  ser beneficiados con ellas, sin embargo al igual que nuestros padres, Dawid, que se consideró un transgresor, Yacob que pensó que sus pecados podrían apartar la Jesed/bondad del Eterno de él,  de la misma manera debemos de considerar nosotros que de alguna manera pecamos y que estamos lejos de alcanzar la jesed/bondad del Creador,  aunque sabemos que su fidelidad es grande, debemos de considerar  cada día el ser más fieles, pues por mucho que creamos que no pecamos, no es cierto si pecamos y que el favor de Elohim, se manifiesta más en su Bondad que en su rigor, como hemos  orado en ocasiones, que su misericordia no está con nosotros, quién podrá mantenerse en pie.

Sin embargo aunque debemos de pensar que somos transgresores de Torah y que no merecemos la protección el cuido de HaKadosh Baruj HU, no debemos de perder la confianza que El está con nosotros reconociendo  este principio, debemos de realizar los votos como lo hizo Yacob Avinu para el bien nuestro en este olam.

 

El Eterno estuvo con Yacob, quién humildemente aceptaba que Labán hasta le cambiara su salario cien veces (Bereshit 31.7) pero El Eterno o permitió que me hiciera daño. De la misma manera, los malvados pueden oprimirnos para el bien de nuestra alma, para que rectifiquemos, sin embargo el Eterno siempre está con nosotros y no dejará que aunque más de lo que tienen que actuar para nuestro bien, de hecho,  cuando Labán le cambió la esposa a Yacob dándole a Lea en lugar de Raquel, ¿¿Acaso Yacob no engañó a Itzjak suplantando a Esav?, aunque sabemos el  porqué y la enseñanza que hemos dado aquí en la Kehila nos lleva a a la comprensión del porque, todo lo que sembremos cosecharemos basados en el principio de causa y efecto.

 

Lo que debemos de considerar, es que todo lo que hagamos en lo físico aquí abajo, activamos en lo metafísico la respuesta, exactamente a lo que estamos  haciendo, ejemplo. Si sembramos una semilla de manzana, en los cielos se activa la bendición para darnos fruto del manzano, de hecho lo que sembremos cosecharemos, pero en un plano espiritual,  sucede exactamente lo mismo, lo que sembremos con nuestra acción en este mundo, del cielo nos vendrá la respuesta exacta a lo que sembramos con nuestra acción.  ¿Cómo así?, Si una persona,  es adultera, seguramente cosechará infidelidades, adulterio es alterar algo, por lo tanto, en los Shemayim,  se decreta, la respuesta y el fruto será que recibirá lo que el mismo plantó, de la misma manera en lo  positivo, si  sembramos Tzedaka/obras de justicia, en los Shemayim se construye la respuesta para que recibimos, los frutos de la justicia, es decir  si actuamos bien, recibiremos el bien, pero si actuamos mal recibiéremos el mal,  todo lo que sembremos cosecharemos., dicen los jajamim/sabios de Israel, jamás pienses que tu acción  mala en este olam  se quedará sin castigo, y jamás pienses que tu acción buena se quedará sin recompensa.

 

Como está el dicho: No hagas con otros lo que no quieres que te hagan a ti. Haces el bien, recibirás el  bien del cielo, haces el mal, recibirás el mal del cielo, porque todo es causa y efecto. Todo lo que sembremos cosecharemos.

 

El Eterno  bendijo a nuestro patriarca Yacob,  en respuesta a su humildad,  pues el confiar en el Eterno es mucho mayor que confiar en nuestras fuerzas,  porque el Eterno librará nuestras batallas y no dejará que sus siervos  injustamente maltratados. Este fue el caso de Yacob,  como lo hemos explicado que en los mundos superiores se activan fuerzas que vienen en beneficio nuestro, si hacemos el  bien, y  en respuesta contraria de sufrimiento si hacemos el mal, si la gente comprendiera ese principio, todos estarían haciendo el bien, pues está a favor de ellos mismos.

 

Sin embargo si alguien está débil, no solo en la comprensión, sino en la acción debe de elevar rezos al cielo para lograr en voluntad el cambio de su vida,  pues estas fuerzas espirituales vienen de los cielos cuando se usa,  el habla, la voluntad y el corazón (Accion),  sin embargo hay bendiciones que no dependen del rezo  sino de la voluntad y la acción apropiada.

 

 

Yacob tomó las varas ya descortezadas en los abrevaderos de agua,  esto lo hizo porque toda acción física en este mundo atrae una respuesta de los mundos superiores.  Pues las varas son grados  del tribunal de juicio, que están asociadas al  rigor,  al esplendor y al reino.  Es decir la justicia que brilla en este mundo ¿Cómo así?,  la justicia cuando se aplica, va en dirección de lo correcto, es decir el otorgamiento de las bendiciones y al mismo  tiempo la recompensa mida kenegued mida (Medida por medida ) de lo que se hace. Al igual que nuestro pueblo cuando salió de Mitzrayim/Egipto,  salieron con la riqueza de  400 años de trabajo, por lo tal en la justicia fueron recompensado.  Aparentemente el justo es recompensado y el malvado es castigado y digo aparentemente, porque todo es causa y efecto. Porque alguien podría decir;  El Eterno no es tan malo para castigarnos, NO,  no es que castigue, las leyes ya están establecidas, siembras bien, cosechas, bien, siembras mal, cosechas mal.

 

SHALOM ALEJEM.