PARASHA VAYERA

אברהם בן אלהו הרב

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham.

Bereshit 18.1 – 22.24.

 

VA YERA   (Y apareció)

 

En Bershit 18.28 Abraham Avinu se define a si mismo, como polvo y ceniza,

El polvo viene de la tierra, en otras palabras es como la arena que diríamos que son piedras finas, de la misma manera el polvo viene de tierra que ha sido triturada, por lo tanto  la tierra  tiene su  valor, porque en el momento de sembrar una semilla se espera que esta germine en la tierra, crece y de esta manera en el futuro puede reproducirse al llevar fruto y de esa manera generar mucho mas semillas, por esto la tierra tiene su valor, pero Abraham Avnu dijo: No soy más que polvo, es decir que si la tierra tiene algún valor el polvo no vale nada, absolutamente nada,  por lo tanto el polvo es algo vano, algo que no sirve para nada y que todos pueden pasar por encima de el,   lo que Abraham Avinu está expresando aquí,  en un Remez (Alusión), es que ante el Eterno el no tiene ningún valor.

 

Y de esto aprendemos que  aunque El Eterno nos haya bendecido en este olam con cosas materiales, todo debemos de llevarlo ante HaKadosh Baruj Hu  (Sagrado y Bendito Sea El) quién es el dador de todos y entrar en el principio de Bitul, es decir la negación de uno mismo para que el Eterno siga siendo en uno, por lo tanto ningún valor tiene el hombre en este mundo ante HaKadosh Baruj Hu, y también podemos decir que ante ningún hombre el hombre tiene algún valor porque todos tenemos las mismas necesidades, de alimentarnos, de dormir, de expulsar por nuestros órganos lo que no sirve, etc. Por esto mismo, el hombre ante el hombre es exactamente lo mismo,  los valores materiales, intelectuales, son solamente parte del desarrollo en este mundo de cada uno de nosotros, pero ante el Eterno seguimos siendo cosa vana, sin valor, el valor nos lo da el Eterno cuando nos unimos a El, por esto mismo el hombre que vive sin el Eterno se puede considerar que está muerto y un muerto en si mismo no tiene ningún valor. De esto aprendemos que hay personas que existen pero están muertas y personas que existen y están vivas.

 

En una oportunidad  había un hombre rico que dijo: El día que yo me muera, quiero que me entierren en el ataúd más barato,  que saquen mis manos de el ataúd, y que acompañen los mejores médicos en mi sepelio, esto es para mostrar, que el día que nos muramos,  no existen lujos, nos vamos con las manos vacías, y el dinero no pudo comprar a los mejores médicos que  vencieran a la muerte.

 

De esto no tenemos que olvidarnos jamás,  porque la humildad del hombre, es la grandeza del alma,  la soberbia del hombre , es la pequeñez del alma, un alma humilde hace grande a un hombre, un alma soberbia los empequeñece.

Esta es la ilusión del mundo  fantasioso, en donde la fama el poder y la fortuna,  hace que el hombre pierda la visión de la realidad,  que solo somos sombra en este mundo, y que nuestra verdadero origen y raíz esta en los mundos superiores, es decir en los Sheamayim/cielos.

 

Yashshuah nuestro mashiaj también dijo este enigma:  había un hombre rico, que había acumulado mucho, y pensaba dentro de si,  ¿Qué haré, ya que no tengo donde almacenar mis cosechas?, entonces dijo: Esto haré;  Derribaré mis graneros y edificaré otros más grandes, y allí almacenare mis granos y mis bienes,  y “Diré a  mi alma, Alma,  tienes muchos bienes, depositados para muchos años, descansa, come, bebe y diviértete. Pero el Eterno le dijo:  ¡Necio!  Esta misma noche vienen por tu  alma, y ahora para  ¿Para quién  será lo que has provisto?, Así es el que acumula tesoros en este mundo y no es rico en la Torah, en lo espiritual, y que no se preocupa por su alma, pensando que todo es religiosidad y esclavitud del alma, y no se da cuenta que la verdadera esclavitud está en su propio mal pensamiento.

 

Porque mientras una persona se encuentra en este mundo, no considera y no observa sobre que se sostiene su existencia, sino que cada día que pasa marcha en el vacío, por esto cuando su alma sale de este mundo, no sabe hacia dónde ir y tampoco sabe a dónde lo pueden conducir, por esto, en este mundo, el Eterno a colocado en el alma el anhelo de apegarse a El, todos, tienen este deseo, algunos quieren ignorarlo, pero no es así, siempre existirá el deseo de apegarse a su Creador,  porque esta es la misericordia del Eterno, por esto el alma  anhela el apegarse a su Creador, por esto la preparación espiritual de cada uno en este mundo  material es importante, porque, posibilita  ascender a niveles espirituales que tienen su  equivalente en los mundos superiores, si no se prepara, entonces cuando parta de este mundo será  de sufrimiento y dolor.

 

Todo esto y más, sabía Abraham Avinu, por eso, expresó,  Yo que  soy  polvo…  El era un hombre muy sabio, de hecho era el Guilgul  de Adam según los jajamim/sabios, esto lo explicaré mas adelante.

 

Y Ceniza…  La ceniza es el sobrante de lo que se ha quemado, por lo tanto, el Ego, la soberbia, la rebeldía, el pensamiento equivocado de este mundo debe de ser pasado por fuego, para refinarlo y que en lugar de  que el pensamiento sea llevado por lo negativo, sea refinado con lo positivo, y de esta manera, quemando las fuerzas negativas de maldad en nosotros, llegaremos al grado de la humildad.  El asunto aquí, es que es la humildad:   lo enseñaré de esta manera;

 

Un Padre le dice a sus dos hijos, quiero que me obedezcan, que se dejen guiar por lo que yo les enseño porque deseo el bien de ustedes,  si el hijo llega a comprender al padre y sabe que lo que el padre decide es por su propio bien,  y le obedece, este es un hombre humilde, pero si  el otro dice:  NO, Yo soy una persona sensata, adulta, se lo que quiero, y mi padre no tiene razón, así que haré lo que yo quiera, esta persona es una persona soberbia, rebelde, egocéntrica  que no obedece al padre,  de la misma manera, la Humildad es obedecer a nuestro Padre celestial, ¿Y cómo le vamos a obedecer?  Haciendo lo que El quiere que hagamos, ¿Pero como sabemos que es lo que El quiere que hagamos?, conociendo sus mandamientos que están en nuestra sagrada Torah,, entonces un hombre humilde es el que obedece a nuestro padre Celestial, y esto es obedecer su mandamientos.  Pues si en sus mandamientos está,  NO comer Cerdo, (este es uno de todo los mandamientos)  Porque contradecirlo, el hacerlo es soberbia, el obedecer es humildad.

 

Por lo tanto la Ceniza representa un alto grado de humildad, y esto se basa en obedecer los mandamientos del Eterno,

 

Además la expresión Ceniza que expresó Abraham Avinu , es como decir Yo soy una vasija que fue quemada por el creador que fue formada por EL, y si soy  esto, como me atrevo a hablar así con el Creador del universo  (Bore Ha Olam)  ¿Porque estoy intercediendo?.

 

Tal el Caso de Dawid ha Melej también sabía este principio,  porque cuando cuándo supo de la muerte inminente que vendría  en  su hijo que tuvo con Bar Sheba, ayuno en Ceniza. Es decir;  Se unió a la ceniza, mostrando de esta  manera que era un hombre, que comprendía quién era, ante su Creador.  

 

Otro concepto que podríamos analizar es:   que la  Ceniza tiene que ver con el pasado, por eso está el dicho donde fuego hubo cenizas quedan. Cuando a  Abraham Avinu  NInrod  lo metió en una  Caldera ardiendo,  si HaShem no lo hubiera librado sería Ceniza.  Y esto es saber reconocer que ante el Eterno todos, no somos más que polvo y ceniza.

 

Otra forma de ver la enseñanza es:  que en el momento que el hombre reconoce en humildad la voluntad del Eterno,  debe de entrar al principio de Bitul, que es reconocer completamente que el Eterno debe ser en  nosotros, negarnos a nosotros mismos para que El sea en nosotros, si la Ceniza tiene que ver con el pasado, debemos entonces desconectarnos completamente con la familia de la casa de mi Padre, como le dijo el Eterno a Abraham deja tu tierra y tu parentela, deja tu familia con sus prácticas paganas y apártate de ellos, esto nos significa que vas a abandonar a tu padre o tu madre por ser paganos, pero no puedes participar de la actitud de ellos, sino de enseñarles, como hizo Abraham Avinu con Teraj su padre. Por consiguiente debo de alejarme de toda práctica idolátrica y pagana, y con relación a que el polvo tiene que ver con el futuro y que no ha llegado, me encuentro en una situación, en donde me desprendí de mi pasado, vivo mi presente en el Eterno y voy hacia el Olam haba (Mundo futuro).  Con Emunah y Bitajon (Fe y confianza),  porque he aprendido a depender total y absolutamente de El,

 

Cuando una persona aprende a  tener completamente Fe y  confianza en el Eterno, camina delante de El,  sin ninguna preocupación, porque sabe que el Eterno, en el momento que se pueda extraviar, el Eterno lo hace volver al camino correcto, además que todo lo que hagamos si sabemos que estamos apegados a El, El seguramente nos librará de  todo mal.

 

 

Por su concepción de el mismo Abraham Avinu de saber que era polvo y ceniza ante l Eterno,  el Eterno le mostró cosas grandes y ocultas, que Abraham Avinu podía leer el universo y su armonía entre cada elemento, por esto, como Abraham no nació circuncidado, pues era el Guilgul de Adam, tenía que quitar el oprobio del pecado de Adam en su vida pasada, pero  cuando quitó el oprobio del pecado,  los grados superiores tuvieron revelación en él, pues antes solo había comunicación en los grados inferiores, es lo que hemos enseñado, que cuando una persona no se ha hecho el Brit Mila, aun no puede ver con claridad los mundos superiores, pues las Klipot, denominadas ramas del prepucio impiden la visualización de los grados superiores.

 

SHALOM ALEJEM