PARASHA TETZAVE.

אברהם בן אלהו הרב

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham

Shemot 27.20 – 30.10 Debarim 25. 17-19.

Haftara: Alef Shmuel 15. 2-34

 

TETZAVE. (Ordena)

 

Nuestra sección de Torah empieza diciendo;  Be Ata Tetzave et Beney Yisrael.  Habla a los hijos de Yisrael,  que traigan aceite puro de olivas machacadas para el encendido de la Menorah,  antes de empezar la enseñanza quisiera decir que algunos javerim han sido bendecidos por traer en donación a nuestra Kehila aceite de Oliva para el encendido de nuestra menorah, aunque conscientes estamos que lo que estamos haciendo es una evocación de la Menorah que se mantenía encendida en el Templo, sin embargo por el hecho de despojarse de algunos recursos para comprar aceite es  la activación inequívoca que de los Shemayim están observando la actitud para que fluya la bendición.  Muchas veces no vemos estas bendiciones, pero  si el Eterno nos mostrará la activación de la bendición que hacemos, seguramente nos daríamos cuenta que por el hecho de la donación quizás se nos ha librado de una enfermedad, accidente, perdida de trabajo, o sobre todo la felicidad, la tranquilidad que el cielo nos ha premiado con esta actitud.

Dentro de estos textos de la Parasha, todos sabemos que la luminaria o lámpara se refiere a la Menorah, que es  correcto decir pues Candelabro a candelero, y un candelero es donde se encienden las candelas y la candelas viene de candelaria. Es un solo paquete. Por ello lo mejor es decir la Menorah, o las lámparas o la luminaria.

 

Este diseño de la lámpara fue dado a  Moshé Rabenu en Har Sinai, es el símbolo del árbol de la vida es decir las diez sefirot,  pues las diez sefirot están contenidas en la Menorah,  esta menorah debía ser una sola pieza y de oro puro, que representaba lo sagrado, al Eterno,   algunos exponen que representa la zarza ardiendo que Moshé Rabenu vio en Har Horeb, la lámpara debía mantenerse encendida en el Templo, cada acción física del hombre en este mundo, activamos una respuesta en los mundos superiores, por consiguiente, cuando se mantenía encendida la Menorah en el templo símbolo de la Luz de nuestra sagrada Torah, que debía mantenerse encendida en lo mas profundo de nuestra esencia de Ser, Mishlev 13.9 está escrito: La Luz del Tzadik es ardiente, por lo tanto la Luz del Eterno se manifiesta en este olam en la obediencia de cada uno de nosotros en la Torah, por consiguiente mantener encendida la Luz de la Menorah en el templo representa la Luz que debe mantenerse encendida en nuestro Ser, pues también Mishlev dice:  13.9  Mas la lámpara de los malvados se extinguirá, es decir no brillará, pues malvado solo se manifiesta en el pueblo de Yisrael, recordémonos que cuando el Rey Shlomo escribe el Sefer de Mishlev lo hace en función del pueblo de Yisrael no en función de toda la humanidad, aunque se puede aplicar los principios a la humanidad dentro de los parámetros interpretativos de saber a quien fue escrito; encontramos que fue escrito al pueblo de Yisrael.

 

La Menorah tenía siete brazos, que representan los siete días de la semana, la Luz de cada día que debe de encenderse en nuestra vida, nuestro Dia Kadosh de Shabat es la fuente de la fuerza espiritual que recibimos para mantenernos  encendidos en Luz los otros días de la semana,  por lo tanto, la Menorah representa el que cada hijo de Yisrael debe de mantener su Luz durante los siete días, de esta manera manifestando su Luz a las naciones,  por esto mismo en nuestra comunidad encendemos la Menorah con  la expresión de los siete días de la creación.

 

Debía de colocarse aceite de oliva en cada  brazo de la lámpara,  el Aceite de oliva con el cuál se unguía a los emisarios de HaKadosh Baruj HU, a los  que se consideraban Mashiaj/unguidos, los Reyes,  profetas, etc. Por lo tanto,  el aceite de oliva de la menorah, simboliza a cada hijo de Yisrael que debe de accionar su rol como Kohen  como está escrito: Uds, me serán un pueblo de Kohanim y Melejim, por lo tanto,  si la Menorah representa  la esencia del Ser también el Aceite representa que cada hijo de Yisrael también  le puede considerar Mashiaj/unguido, para  realizar la misión que tiene de parte del Eterno para que Yisrael sea restaurado primariamente y que provoquemos la venida de Mashiaj para que todas las naciones encuentren la redención final.

 

En la Menorah se visualizan los cuatro mundos que son:  Atzilut, Beriya, Yetzira y Asia, es decir; El mundo de la emanación, de la Creación, de la formación y de la acción.

 

Por lo tanto la parte mas elevada representa al mundo de la emanación, porque desde allí es donde se realizan las conexiones con HaKadosh Baruj Hu,  es el lugar en donde todo hijo de Yisrael debe procurar elevarse para estar en constante apego a su Creador,

 

Pero como todos sabemos el trabajo espiritual de cada uno, debe hacerse desde los mundos inferiores que es donde,  empezamos nuestra elevación,  hasta llegar al mundo de la Emanación.

 

De hecho la parte de debajo de la Menorah, que conecta con la base en donde se sostiene es llamado Maljut, el Reino,  el primer encuentro con los primeros dos brazos se denominan el mundo de la formación,  el segundo encuentro con los otros dos brazos es el mundo de la Creación, y  el tercer encuentro es el mundo del la Emanación.

 

Por lo tanto la Menorah representa la elevación de cada hijo de Yisrael, es la muestra inequívoca de la responsabilidad que tiene cada uno de los hijos de Yisrael de  trabajar su elevación, por lo tanto no podemos estar pasivos sino activos, empezando por el mundo de la acción, es decir vivir en los mandamientos para que nuestra alma vaya ascendiendo por los diferentes mundos, porque el Eterno nos ha dado el potencial  para iluminar cada aspecto de nuestra existencia,   y la única forma de poder hacerlo es siguiendo el manual de instrucción que El nos ha otorgado  nuestra sagrada y Bendita Torah, por lo tanto no existe excusa alguna, como decir que somos imperfectos, sino lo que si puede existir una clara, falta de voluntad para hacer la voluntad del Bore Ha Olam.

 

Cada una de las lámparas de nuestra Menorah, conjuntamente con sus uniones del vertical de la menorah, representa a cada Sefira, cada  Luz que  debe activarse  en nosotros, ejemplo:  Las siete lámparas representan  a Hod, Guevurah, Binah,  Lado Izquierdo,  la parte central elevada es Keter,  lado derecho tenemos a Jojma, Jesed, Netzaj.

 

La primera conexión que existe de arriba hacia abajo, con el  es Daat, la segunda Tiferet, la tercera yesod, y por ultimo tenemos a Maljut.  Maljut está sosteniendo la base de la Menorah, porque representa en la columna central nuestro sagrada Shabat, esto nos enseña que nuestro Shabat es la señal entre el Eterno y nosotros que somos pueblo, y que el que guarda el Shabat seguramente no tendrá mayor complicación para que sus sefirot alumbren dentro de su Ser.

 

 

Los veintidos espacios que existen entre la Menorah, tiene que ver con las veintidos letras hebreas que corresponden a los 22 senderos de Luz,  representadas en las veintidós letras hebreas de nuestra Torah.

 

Si comprendemos estos aspectos misticos, podemos comprender el por que debía de mantenerse encendida nuestra Menorah en el Templo, la conexión, existente entre los mundos superiores y los inferiores, otorgando a todo el pueblo de Yisrael la fuerza de poder sostenerse ante las fuerzas de la negatividad, cada hijo de Yisrael atraía para si desde el templo esta fuerza para enfrentar las adversidades de aquella época cuando estaba erguido nuestro templo.

 

Hoy no tenemos templo, sin embargo la responsabilidad está allí, presente en cada hijo de Yisrael, por lo tanto,  no podemos obviar nuestro trabajo espiritual, como hijos, no podemos dejar de realizar la avoda,  por consiguiente, debemos de estar conscientes que no solo es un trabajo religioso que hay que hacer, sino una clara muestra en nuestra actitud de que debemos de trabajar en bien del pueblo de Yisrael y sobre todo en bien de todo el olam, porque con un objetivo bajamos de los mundos superiores, y este objetivo es que las naciones se beneficien con la avoda espiritual que hace el pueblo. Por esto debía de mantenerse encendida la Menorah, cuando cada hijo de Yisrael veía la Menorah, encendida a perpetuidad, sabía que tenía un deber que cumplir en aras de su propia vida y en aras de las naciones,  entraba a un estado de conciencia exaltado y su ser se estremecía al comprender la magnitud de su misión,  también se alegraba de saber que era parte  de la Avoda que haKadosh Baruj Hu le había otorgado, de tal manera que en su Avoda atrajera el Olam Haba, el establecimiento  de la plataforma para la llegada de Mashiaj y el Tikun/corrección final.

 

¿Qué razón hay, para que solo el pueblo se beneficie con la Luz de su Creador?, ¿Qué razón hay, para que seamos hijos de Yisrael solamente como pueblo escogido?, si el Eterno nos escogió desde antes de la fundación del mundo es para realizar la Avoda/trabajo, primeramente, para fortalecer nuestra alma,  y para que la Luz brille en nosotros para que las naciones brillen en la Luz de Yisrael,  de tal manera que los hijos de Yisrael somos el camino, somos la ayuda para guiar a las naciones hacia la Shalom mundial con Mashiaj,   como está escrito: En aquel día diez de las naciones tomaran del manto a un Hijo de Yisrael y le dirán enseñanos el camino a Tzion, porque hemos oído que el Eterno está con vosotros.

 

 

SHALOM ALEJEM.