PARASHA EKEV

אברהם בן אליהו הרב

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham

Debarim  7.12 -  11.25

Haftara: Yeshayahu 49.14 – 51.3

 

EKEV  (Porque,  Talón, pie, casco, retaguardia).

 

Y será a causa de haber escuchado, de guardar y cumplir las Leyes que El Eterno tu Adonai guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres.  

Ekev  quiere decir: Talón por supuesto que el Talón es parte del píe del caminar, apresurar tus pasos al cumplimiento de la Torah pues la recompensa por la Mitzvah se encontrará cabalmente en el Talón, pues tus pasos siempre se encaminarán al cumplimiento de ella.

 

Para realizar esta avoda es necesario tomar en cuenta, que para caminar se necesitan los pies, hablando en un sentido normal, por lo tanto los ojos, o sea el sentido de la vista es importante para poder visualizar el camino que se está transitando,  pero antes de empezar el trayecto debemos de escuchar, escuchar todos los detalles que nos pueden enseñar con relación a este camino que transitaremos, por lo tanto como lo expresa nuestra sagrada Torah, y a causa de haber escuchado, de guardar y cumplir, es decir escuchar, ver y caminar.

En el Sefer de Bereshit está escrito:  Tú le herirás en la cabeza y ella te morderá el Talón,  es decir los pies, que es la parte en donde está colocado el Talón, la serpiente tratará de morderte allí,  para que no puedas caminar, es decir para que no guardes los mitzvot,  esta expresión por lo tanto te morderá el Talón, es decir, trabajará tu yetzer Hara de tal manera que  su veneno llegue  al sentido de la vista y no puedas ya visualizar el camino,  además te causa sordera para no escuchar la reprensión, y por lo tanto abandones el camino.

Hay dos manera básicas  con  las  que una persona puede adquirir algo.  Ese algo puede ser un regalo, o puede también adquirirlo por medio de esfuerzo y arduo trabajo, por lo tanto lo que adquirimos las dos cosas tienen sus ventajas y desventajas.

 

El logro espiritual que se basa en el esfuerzo, en la dedicación en la entrega, con fuerza de voluntad que viene ejecutada desde lo más interior de su ser, pero  tendrá ciertas limitaciones, porque va a depender de sus propios  esfuerzos, sin embargo para sobrepasar las limitaciones necesitará de algo externo, es decir que alguien pueda ayudarle para alcanzar sus logros, (Este es el caso de su Maestro),  pero alguien que tiene suficientes recursos y no tiene limitaciones para adquirir algo de seguro que logrará  y adquirirá  todo lo que le plazca, porque ha alcanzado su desarrollo personal, la pregunta sería aquí: ¿Y quien puede decir que ya lo alcanzó todo?, la respuesta es:  NADIE,  pues el verdadero sabio es aquel que sabe que toda su vida será un Talmid  Jajam pues una vida no alcanza para estudiar toda nuestra torah.

 

Por  lo tanto  debemos enriquecer nuestro Yetzer Tov, para que nuestro esfuerzo no tenga limitaciones de alcanzar todo aquello que nos propongamos en lo espiritual, y consiguiendo la elevación de nuestra vida espiritual seguramente tendremos la aprobación de los cielos y  lo que Moshé rabenu le declara al pueblo con relación a las bendiciones lo tendremos.

 

Por lo tanto no debemos de perder la visión de lo que queremos alcanzar o adquirir, tanto en este olam como en el olam haba,  la visión tiene que ver con la vista,  y de la misma manera que el sentido de la vista traslada la información completa a nuestra mente, y nuestra mente procesa todos estos quizás miles de detalles y llega a una comprensión de todo cuanto le rodea, por lo tanto el que tiene buena visión en lo espiritual, seguramente  tendrá en su propio intelecto la facultad de poder todos los detalles que le inspira la misma visión del Olam haba.

 

Sin embargo el sentido del oído solamente traslada una función,  es decir traslada a la mente un sonido, y la mente procesa el sonido y puede captar una idea pero no toda a la vez, a diferencia de la vista, que da muchos detalles de comprensión,  el sentido del oído solamente te da la idea.

 

De la misma manera cuando escuchamos Torah,  solamente nos da una idea del todo, cuando se comprende esta idea entonces podemos ver más allá de los de nuestros ojos físicos y podemos visualizar lo maravilloso del olam haba, porque tendremos buena visión de lo que queremos adquirir, entonces caminaremos por el sendero de Luz para llegar a nuestro destino que es el Olam Haba.

 

Por esto mismo nuestra sección de Torah dice:  A causa de haber escuchado,  tienes que  ver todas las bendiciones  materiales que el Eterno te otorgará en este olam, además de la recompensa maravillosa del olam haba.

 

Si obedeces los Mitzvot, El Eterno cuidará de cumplir con su pacto que hizo con nuestros padres,   un pacto es sinónimo de promesa, para comprender que es un pacto,  un pacto es un acuerdo que se hace entre dos personas a modo de cumplirles mutuamente e acuerdo  a las condiciones que se establecieron en lo pactado,  y Promesa, es la  voluntad de cumplir con fidelidad y rectitud  un determinado deber,  por lo tanto, el  pacto y la promesa se puede considerar que son sinónimas,  pues el pacto y la promesa tendrán dentro de su aplicación el deber de lo pactado.

 

Si cumplimos con los Mitzvot, el Eterno  nos  promete que cumplirá  con lo pactado, es decir;  Nos amará y nos bendecirá.

 

El amor es el deber que se tiene con otra persona es el deseo inmenso, el sentimiento de todo lo bueno hacia otra persona o personas.    Por lo tanto lo que nos quiere dar a comprensión el Eterno es:  Que dentro de El mismo que es Todo amor, estaremos tan cerca de su corazón que nos cobijará  en la alas protectoras de la Shejina, que seremos su especial tesoro, pues este amor, hará que nada nos cause daño.

Bendición  Es  el bien decir, es decir,  la exclamación del deseo de todo lo bueno, por esto está escrito. Te amaré, es decir  dentro de mi está el sentimiento inequívoco de que el deseo innato es que todo te salga bien. Y te bendeciré, es decir exclamaré, ejercitaré  la activación de que todo este deseo innato llegue a su fiel cumplimiento.

Te bendeciré, es el verbo en donde la exclamación vendrá del Eterno para que las fuerzas espirituales se activen a favor de nosotros, estas fuerzas vendrán  a proveer todo lo que nuestro corazón anhele, como está escrito  confía así mismo en el Eterno y el te concederá las peticiones de tu corazón.

Por lo tanto.  Esta Sección de Torah,  nos enseña la importancia de caminar en los senderos de Luz,  teniendo buena  audición para que nuestra visión no se pierda y el transito en este desierto de la vida sea de lo mas placentero y que podamos ver no con los ojos físicos, las maravillas que nos esperan en la otra dimensión, en donde todo es >Luz.

 

 

 

SHALOM ALEJEM.