Yeshiva en Malacatán S.M:
Yeshiva en Malacatán S.M:

PARASHA  BERESHIT  

µhrba’÷beWhYlae.brh”

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham

Bereshit (Genesis) 1.1 -  6.8

 

BERESHIT   (En el principio).

Es una braja, empezar un año mas de estudio de Torah, año con año, nuestra alma va ascendiendo por la escalera de la espiritualidad, por eso la larga vida es una bendición porque entre mas años vivamos para dedicarlos a estudiar Torah y practicar los mitzvot, hace que nuestra almas alcancen los meritos  mayores para alcanzar  lo mejor en el olam Haba,

 

La pregunta sería, pero entonces los que parten de este olam  con pocos años de vida, siendo fieles al Eterno,  no alcanzan lo que vivimos mas tiempo en este olam, la respuesta es.  Los que vivimos mas tiempo en este olam es el tiempo de vida que el Etenro nos provee, porque necesitamos ese tiempo de vida para hacer el trabajo espiritual, sin embargo los que se van antes,  solo necesitan ese tiempo de vida  para lograr su Gmar Tikun, corrección final, pero muchos ese tiempo de vida lo desperdician en los placeres de este mundo, dando mas énfasis a  los logros materiales que a los espirituales, por lo tanto los años de vida que el cielo lesl decreto, no lo aprovecharon y seguirán así de Guilgul en Guilgul hasta lograr la formación elevación, estructuración de su esencia almática para  obtener realmente lo que el Eterno quiere darles.

 

Nosotros ahora que vivimos, debemos aprovechar cada dia  nuestra estadía en ese olam, para que en el momento de partir, será temprano o tarde, logremos lo mejor en la vida espiritual y así alcanzar acumular lo mejor en el los Shemayim, es decir en el olam Haba.  Por eso la larga vida es una braja, porque el cielo nos decreto desde que nacimos el tiempo suficiente  para nuestra corrección final Gmar Tikun.

 

El primer hombre Adam, fue colocado en el Gan Eden, esto es el paraíso,  lugar que todos experimentamos,  pues la mente de Adam junto a Java, era una mente limpia sin contaminación, porque ellos estaban desnudos y no sentían vergüenza porque su Neshamot estaban tan puras  para fijarse  en este detalle, sin embargo cuando transgredieron fue el momento que sintieron vergüenza,  al igual que un niño, cuando nace, su mente es tan limpia y pura que no siente verguenza, solo cuando va creciendo entonces la vergüenza se va apoderando de él, porque va  conociendo  su medio ambiente,  por lo tanto, un niño al nacer es como que naciera en el paraíso, por lo tanto este niño al igual ahora que nosotros nunca hemos dejado el paraíso, solo  hemos  cerrado nuestros ojos a una realidad y por eso vivimos en una irrealidad.

 

¿Cómo así?,  El Gan Edén somos nosotros,  y dentro  de nosotros está  Adam, está java, esta la serpiente, está el árbol del conocimiento, está el árbol de la vida, y día a  día experimentamos las sensaciones del Gan Edén, siempre y cuando  tengamos el alto grado de  conciencia para  poder discernir.

 

Desde que el ser humano nace,  nace en el  Gan Edén, porque no hay pecado en él, su grado de inocencia es tan grande, que su vida está dirigida hacia el bien, es decir un niño no hace maldad, pues  todo lo que hace es lo que va aprendiendo de  su entorno. Por lo tanto la formación de un niño dependerá de la calidad de padres que pueda tener.  Bien,  conforme va creciendo va  encontrando su realidad, es decir  la serpiente empieza a manifestarse dentro de él,  esta serpiente según los kabalistas es el Yetzer Hara. Por lo  tanto dentro de el mismo esta  Adam, el hombre puro,  conocedor de la voluntad del  Eterno, el dador,  el que comparte sus bendiciones con los demás,  pero también esta dentro de su propio Gan Edén Java,  el lado del recibir, el lado que puede ser  convencido por la serpiente cuando le hable, porque la serpiente hablará al lado del recibir, hablará al lado izquierdo, para que convenza al lado derecho para que vaya en pos de las transgresiones, al igual que sucedió en el Gan Edén, la serpiente habló con Java, es decir con el lado, del recibir, el lado en donde el Yetzer Hara que es la serpiente e apoya para convencer al ser humano a transgredir la voluntad de su Creador.

 

Por lo tanto  Adam es el lado derecho, es el lado del dar, el lado, de la elevación,  sin embargo  cuando Java fue sacada del Hombre, fue quitado el lado izquierdo, esto es una metáfora, porque Java vino cabalmente del hombre, es decir  la fuerza espiritual que viene del hombre  es la contra parte, es la contra para que el hombre pueda verse a si mismo, y lograr  su fuerza y equilibrio del lado que se considera mas débil, por lo tanto, la serpiente que es el Yetzer hará habla a java que representa el lado izquierdo el lado del recibir, la fuerza que está  en cada un de nosotros, y que hace que comamos del árbol de conocimiento del bien y del mal,  y por lo tanto  cuando hace la serpiente que está dentro de nosotros que trasgredamos, es porque estamos en condición de  comer de este árbol que se nos ha prohibido,  ¿Por qué hay relación aquí del árbol del conocimiento del bien y del mal?,  porque en el momento que la serpiente nos insta a comer de este árbol, y lo hacemos, es cuando despertamos a una  irrealidad y consideramos lo que es bueno como malo y lo malo como bueno,   y de esto habla Mishne Mashiaj (Mal llamado, Brit HaDash, Nuevo Testamento, o Brit Hadasha) cuando dice:  el bien que quiero hacer no lo hago,  porque  la serpiente nos confunde y creemos hacer lo bueno en la irrealidad cuando en la realidad hacemos lo malo,  esto es cuando hacemos algo y creemos que es bueno, pero todos saben que es malo, es  como la Klipa Noga.  (Klipa/cortina, carcara, Noga/ Luz) es decir la cascara que no nos hace ver la realidad en el  bien, sino solamente vemos la irrealidad en el mal, creyendo que es el bien.

 

La diferencia ahora es que  cuando el lado izquierdo convence al lado derecho, al lado del bien,  para trasgredir, entonces es cuando se contamina el Gan Edén y somos expulsados de allí,  porque el Gan Edén es pureza, y no puede haber algo impuro en lo puro, por lo tanto somos sacados del Gan Edén, y  lo que tenemos que procurar en mantener nuestra vida en el  Gan Edén,  la diferencia con Adam es que  no se le permitió comer del árbol de la vida, que a nosotros si se nos está permitido, es decir, estudiar nuestra Torah y practicar los Mitzvot, esto es  comer del árbol de la  vida, para contra-restar el árbol del conocimiento del bien y del mal, y nuestra vida ahora este enfocada a hacer solamente el  bien.

 

Por lo tanto, la voz de la serpiente siempre estará allí, hablándonos, para hacer el mal, es decir, transgredir la Voluntad del Eterno, sin embargo tenemos en nuestra alma el hacer siempre el bien. Porque eso es el todo del hombre,  amar al  Eterno con toda el alma, y vivir en sus mandamientos.

 

El Rabino Itzjak dijo:  La tendencia al mal, (Yetzer hara) es la serpiente que seduce al hombre a  que peque y se aleje del  Eterno,  por lo  tanto esta tendencia se encontraba fuera del hombre,  pero en el momento de comer del árbol prohibido del conocimiento del bien y del mal esta fuerza se introdujo en el ser humano,  antes era fácil detectar a la serpiente porque estaba afuera y era fácil decirle a la serpiente, que es engañosa, sin embargo ahora que está dentro del hombre,  habla y se confunde con nuestra propia voz, por lo tanto ya no se sabe si es la serpiente hablando o no,  por lo tanto al forma de detectarla ahora es, que cuando hay una voz interior que nos lleva a la rebelión, al engaño, al pecado, seguramente es la serpiente hablando dentro de nosotros y nos hace creer que somos nosotros los que estamos hablándonos a nosotros mismos.  La mayor de las seducciones esta en la palabra, así como hay palabra que viene para formar el alma  hay palabra que incita a la rebelión y a la deformación de la misma.

 

El Yetzer hara, la serpiente, era astuta,  y que esta serpiente,  esta asociada con el Malaj de la muerte, que actúa de  esta manera, primero seduce al hombre a pecar, luego asciende para acusar y cuando logra  el decreto contrario al hombre baja para tomar su alma, y causa la muerte, es decir la perdida de la Luz,  además desde el instante que el hombre se dejo seducir intervino el Malaj de la muerte y nadie en este mundo, muere  sino por el Malaj de la muerte, esto es  el desprendimiento del alma del cuerpo.

 

Antes de comer del árbol. la Shejina estaba presente, pero después de comer, por causa del pecado la Shejina ascendió, de igual manera cuando  la serpiente, el yetzer hara,  incita al hombre al pecado, es como comer del árbol  y la Shejina se aparta,  por lo tanto antes de comer del árbol, el hombre solo conocía el bien, pero después conoció el mal, y el Yetzer Hara se introdujo para que de adentro seguir provocando la rebelión del hombre a su Creador,  el hombre ahora conoce el mal,  y la serpiente, es decir el Yetzer Hara,  hablando dentro del hombre lo  insta a ir tras el mal, y de esta manera provoca la muerte del hombre y es sacado del Gan Edén, es decir si lo vemos de esta manera, es sacado del  Gan Edén superior porque ya no tendrá acceso e ir hacia allí,  pero el hombre puede detectar la voz, y la voz de la serpiente es la que insta a la transgresión, a que  vayamos en pos del error y del engaño.

 

Si bien es cierto, no solo de adentro de nosotros viene al voz para la transgresión, sino que la  serpiente también nos habla de afuera, por medo de un familiar,  un amigo, o cualquier persona, ¿como detectaremos la voz de la serpiente?, cuando se nos insta a trasgredir. Y puede hablar astutamente, con palabras de convencimiento, en donde la razón se pierde en el  espacio de la mentira, haciendo creer que es verdad.

 

Por lo tanto el Eterno nos ordena no comer del árbol, es decir, no comer fruto prohibido,  el fruto prohibido es  el fruto dela transgresión en Lo Ase y Ase.  Es decir no hacer y hacer, por lo tanto cuando hacemos lo que nos ordenan no hacer, estamos comiendo del árbol que nos traerá la muerte, y cuando no hacemos lo que nos ordenan hacer, también comemos del árbol, porque lo que la serpiente quiere es causarnos la muerte.

 

Por lo tanto el hombre, al igual que Java en Gan Edén  es el que decide  hacer siempre el  bien, y estar en la armoniosa Voluntad de su Creador.

 

 

 

SHALOM ALEJEM.