Kehila Beit HaShem.
Javerim en su orden: Esdras, Shaul, Ary, Efraím, Abraham.

PARASHA SHELAJ LEJA

 

אברהם בן אלהו הרב

 

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham.

 

Bamidbar 13.1 – 15.41.

 

Haftara: Yehoshuah 2. 1-24

 

 

 

SHELAJ LEJA  (Envia Por ti mismo)

 

Eramos como saltamontes ante ellos,  (13.33).

 

Esta escrito:  Del Eterno es la tierra y su plenitud y todo cuanto en ella habita, por lo tanto, creer que se necesitaban espías para entrar a poseer Eretz Kadosh, es ilógico pensarlo, porque en todo caso, estaríamos frente a un Elohim que no llena la tierra, ¿Sabía el Eterno, a donde conduciría a Yisrael?, ¿Sabía de la existencia de los Gigantes?, Pensar lo contrario sería una gran herejía, por esto está escrito en esta sección de Torah Shelaj Leja,  que quiere decir: Envía por ti mismo,  sin embargo en nuestra sagrada Torah está escrito: Que el Eterno le dijo a Moshé envía por ti hombres a explorar la tierra, en las traducciones dice: Envía exploradores, la diferencia aquí está; en nuestra Torah dice: Envía por Ti, Shelaj Leja, y las transliteraciones dice: Envía exploradores, si nos damos cuenta, en nuestra Torah el Eterno le dice a Moshé,  como lo explica Rashi: Envía a tu parecer, en otras palabras, Yo no te ordeno hacerlo, como lo he explicado: Si el Eterno envía espías, ¿Acaso el No sabía lo que iba a pasar?,  y Moshé los envió porque los hijos de Yisrael vinieron y le dijeron a Moshé, Enviemos hombres delante de nosotros, por esto en nuestra Torah dice: Leja, por ti,  porque fue el pueblo quién introdujo la petición de los espías. (Midrash), pues ellos dijeron; los espías nos aconsejaran que ruta tomar, por lo tanto es obvio que no necesitaban esta información porque haKadosh Baruj Hu los estaba guiando.

 

 

A veces ofendemos a HaKadosh Baruj Hu, porque deberíamos confiar plenamente en Él, sin embargo pedimos señales, para conducirnos, pienso que allí está el error de nuestras equivocaciones, debemos de confiar en el Eterno única y exclusivamente, pues las señales pueden ser confusas y no fáciles de comprender. Pues los hijos de Yisrael querían información porque no estaban convencidos en su corazón que el Eterno los guiaría para poseerla, por lo tanto querían reportes de Eretz Canaan,  (Nombre antiguo de Eretz Yisrael).

 

 

Los doce espías que Moshé Rabenu envió eran virtuosos, pero fueron descarriados por un falso razonamiento,  pues pensaron que al entrar a Eretz Kadosh podrían ser reemplazados, su corazón se llenó de soberbia, arrogancia, orgullo, y sobre todo de intereses personales, no vieron el concepto espiritual de todo un pueblo, sino solo pensaron en ellos mismos,  es cabalmente aquí en donde se pierden muchos, en el sentido que ven más sus intereses personales que los intereses de la comunidad.

 

 

Dijo Rabino Yehoshuah ben Perajía, cuando el hombre no tiene nada y  sube a un grado de grandeza y honor, después de haber disfrutado esto, que quizás al principio no quería estar allí, pero después, de haber saboreado el sabor del honor, de la honra, de la grandeza, ya no querrá dejarlo, y no estará dispuesto a perderlo bajo ningún concepto, y hará hasta lo imposible por mantenerlo. Ejemplo:  Esta Saúl, que al principio era un hombre humilde, pero el poder, la fortuna, el honor, la honra, la grandeza, lo  llevó después a no aceptar la voluntad de HaKadosh Baruj Hu y persiguió hasta querer matar al ungido de Yahweh, esto es Dawid Ha Melej. Nosotros debemos seguir el honor a la espiritualidad por encima del honor de este mundo.

 

 

Si una persona anhela con todo su corazón servir al Eterno, el requisito es solo el corazón, porque no se rebelará contra la Torah, porque la Torah no te pide riquezas, ni vasijas de oro o plata, sino solamente un corazón sincero donde poder reposar, por lo tanto no habrá ningún temor en aquel que confía en su Adon/Señor,

 

 

Dicen los Jajamim, cuando un hombre estudia Torah, puede morir, y si no estudia también muere,  porque hay quienes estudian y su entendimiento se ve entenebrecido a causa de su corrupción almática, y este razonamiento lo puede llevar a la muerte, por eso dicen: Cuando estudian mueren, y por lógica el que no estudia también muere, por lo tanto hay que tener sumamente cuidado de no caer en razonamientos equivocados, para no desviarse del buen camino de la Emet, especialmente el camino que se nos ha trazado por nuestro Rebe Yahshuah.

 

 

Los espías llegaron a Eretz Canaán, nombre antiguo de Eretz Kadosh,  y vieron allí, a Ajimán, Scheschai,  y Talmai, estos eran descendientes de los gigantes que el Eterno arrojó a la tierra y que engendraron  hijos de las hijas de los hombres, por esto expresaron, nos vemos como langostas ante ellos.

 

 

Hijos de los malajim que dejando su condición se unieron a las hijas de los hombres, y estos tres eran descendientes de ellos, por lo tanto eran hombre corpulentos y  de gran altura.

 

 

En Eretz Canaán estaban:  Ajiman, Ssheschai y Talmai,  es decir, había pureza por la tierra, pero también impureza por lo habitantes, es decir: puro e impuro, prohibido y permitido, y en el valle de Eskol, cortaron una rama, que hace que nuestra emunah se fortalezca, es decir: Eretz de Leche y miel, y el racimo que cortaron  no podían levantarlo los diez espías, sin embargo Yehoshua y Kabeb, lo levantaron, y comprendieron en ese momento  que ellos estaban en el Mazal para entrar a Eretz kadosh.

 

 

Los gigantes eran llamados; Nefilim, Anakim, y Refaim. Su nombre de origen es Nefilim, pero cuando se metieron con las hijas de los hombres fueron llamados los Anakim, y cuando olvidaron lo Celestial fueron llamados los Refaím.(Gigantes).

 

Ellos vivieron mucho tiempo, hasta que la mitad de sus cuerpos se paralizaron y la otra mitad mantuvo su vigor, para morir vevían cierta yerba y la introducína en sus bocas y morían. Según el Rabino Itzjak dijo. Que acostumbraban lanzarse al mar, como está escrito en Yob. Los Rafaím son muertos debajo de las aguas.

 

 

Por esto mismo según comentarios rabínicos, en el momento que existió la Lashón Hara, los hijos de Yisrael ya no podían entrar a Eretz Kadosh, pues hubieran sido destruidos, por esto Eretz Kadosh Fue para las generaciones que no habían proferido Lashón Hara, pues los antiguos habían hablado mal de la Tierra y al hablar mal de la tierra es una calumnia contra el Eterno.

 

 

Los espías cuando regresaron hablaron cierta verdades, que como hemos enseñado la verdad a medias es mentira, pues cuando una persona quiere engañar, no habla solo mentiras, sino que dice algo verdadero para que le crean, por esto dijeron:  Este es el fruto de la tierra que mana leche y miel,  pero posteriormente indujeron a la gente a la incredulidad.

 

 

De todo esto debemos de cuidarnos de la Lashón Hara, no solo contra Eretz Kadosh, sino de los lideres, pienso que hemos adquirido sabiduría para caminar en el sendero de la Luz, y no dejarnos estropear la  existencia, la vida, la espiritualidad, por aquellos que siguiendo intereses personales, o manifestación de mal de su alma, quieren tomar el control para no perder honra, honor, que este es el mal de nuestra alma.

 

 

 

SHALOM ALEJEM.