PARASHA BALAK.

µh;r;b]a' ÷be WhY;liae .br'h

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham

Bamidbar  22.2 – 25.9.

 

BALAK  (Asolar)

 

Balak Ben Tzipor, hijo del pájaro,  acostumbraba a utilizar pájaros para todas sus artes mágicas,  al igual que Bilam tenía la capacidad de Maldecir y todo lo que maldecía se cumplía,  Bilam no podía bendecir su naturaleza estaba ya enraizada en la maldición.

 

Balak podía ver a través de los pájaros,  como Rey de Moab había visto como los Hijos de Yisrael habían vencido a los ejércitos de Og y  Sijón,  él sabía cuál era  la fuerza energética que emanaba de diferentes lugares para realizar sus artes mágicas.

 

Según los jajamim,  en este caso tenemos dos fuerzas espirituales que hemos enseñado que debemos de tener cuidado, uno es el poder del habla, y el otro el poder del mal de ojo,  el poder del habla en las maldiciones tiene que ver con la Lashón Hara y el otro  con el mal de ojo, por esto estas dos fuerzas espirituales deben de ser controladas por cada uno de nosotros porque si no, estaríamos de alguna manera tocando las fuerzas energéticas negativas de Balak y Bilam.

 

¿Cómo Así?,  Estos dos personajes eran considerados los mas grandes hechiceros de la época en que vivieron, aunque se puede considerar que no han existido mayores que ellos, al igual que no ha existido en el lado dela Luz profeta mayor que Moshé Rabenu, en las naciones Bilam que era descendiente de Lavan  era considerado el mas grande hechicero de su  época.

 

Balak lo que quería era combinar la fuerza el poder de la hechicería que el manejaba con la fuerza de la hechicería de Bilam,  el poder del habla y el poder del ojo.

¿Cuántas veces, no hemos enseñado que debemos de cuidar nuestro hablar con relación a los demás?, o cuidar nuestro ojo para que este sea puro con relación a los demás?,  Yahshuah nuestro Mashiaj en su oportunidad enseño: Si tu ojo es malo, sácalo porque mejor es entrar tuerto al reino que con los dos ojos ser enviados al Gehinom.

 

Bilam quizo maldecir a los hijos de Yisrael, sin embargo el Eterno cambió su hablar por Bendición, no fue Bilam quién bendijo al pueblo de Yisrael, pues como, puede salir agua dulce de una fuente amarga?, Pero el Eterno cambió en ese momento su naturaleza pecaminosa de  maldecir por Bendición para los hijos de Yisrael, como está escrito: Ninguna hechicería prevalece en los Hijos de Yisrael.

 

¿De donde venía el poder de ambos?=, todo viene del Eterno, El es el que dá dones a los hombres, lo único que estos dones  pueden ser llevados al lado de la oscuridad, sin embargo todo lo que el Eterno otorga es para que se utilicen de la mejor manera en el lado de la Luz.

 

Como  lo hemos explicado en otras oportunidades, HaSatán aprovecha estos dones y los lleva al lado de  la oscuridad para utilizarlos en el fin que tiene en este mundo, es decir llevarlos al lado de la adversidad y colocarlos en contra de la voluntad del Eterno.  Tal es el caso de los grandes oradores que tienen la habilidad esta, pero que la utilizan para engañar y colocar a la gente del lado del adversario que es estar en contra de la voluntad del Eterno.

 

Al igual que la fuerza de la negatividad  en ellos estaba en la boca y en el ojo, de la misma manera la fuerza espiritual de los hijos de Yisrael está en la boca, cuando se proclama el Shema, la Tefila,  estudio de Torah, esta fuerza espiritual se activa del lado de  la Luz, pero contrariamente,  también la boca que posee una fuerza espiritual puede llevarse a activar algunas fuerzas negativas del lado por supuesto de la oscuridad, al igual que el ojo, si se practica el mal de ojo que es una energía que se emana del mismo ser del hombre, puede causar estragos, de la misma manera  esta fuerza espiritual se puede utilizar para poder ver con amor a las personas y que estas se sientan bendecidas al percibir el amor que eta en  nosotros listos para compartirlo.

 

Balak llevó a la cima de una montaña a Bilam para que observara  a los hijos de Yisrael, de tal manera que el mal de ojo cayera sobre ellos,  sin embargo ninguna palabra dicha, ni mal de ojo tuvo la fuerza para afectar a los hijos de Yisrael.

 

¿Cómo podemos entonces curarnos de las maldiciones y del mal de ojo?, Por medio de la obediencia de nuestra sagrada y bendita Torah,  pero si desobedecemos, si quebrantamos mandamientos, nosotros mismos estamos dando autoridad a las fuerzas de la negatividad para que nos ataquen,  nos venzan y hasta pueden destruirnos. Por esto mismo ningún mal llegó a los hijos de Yisrael, hasta que estos pecaron con las princesas moabitas.

 

Ningún mal de ojo cayó sobre los hijos de Yisrael, porque ellos no juzbaban a los demás, no se preocupaban por ver el mal del  Aj que estaba en otra casa , sino que ellos mismos trabajaban su propia espiritualidad, por esto las tiendas no estaban colocadas  una frente a otra, sino que estaban construidas de tal manea que la puerta siempre estaba contrariamente a las demás y de esta manera no juzgaban a su prójimo, por lo tanto no veían lo que el vecino hacía ni que había dentro de su casa.

 

Por esto mismo no debemos de juzgarnos para hacernos mal de ojo, porque a la postre nosotros mismos  atraeremos para si, el mismo mal de ojo que pudimos haber hecho para otro javer.  ¿Cómo así?,  Yahshuah dijo:  No trates de sacar la paja que esta en el ojo de tu hermano, mejor saca la viga que esta en tu propio ojo, y entonces tendrás capacidad de poder ver la viga en el ojo de tu hermano, (Esta frase esta parafraseada).

 

No debemos de juzgar a los demás con juicio de querer cambiar a los demás, si antes no cambiamos nosotros mismos, ¿Por qué queremos exigir a que nuestro Javer cambié, si nosotros mismos necesitamos cambiar?,  este es el mal del alma que debemos erradicar de nosotros y caminar en pureza de vida, ¿Cuántas veces, sufrimos porque vemos la conducta de los demás?, ¿Cuántas veces , nos enojamos porque los demás no cambian?, ¿Cuántas veces exhortamos con el deseo de que los demás hagan lo que uno considera correcto?, Todo esta bien, si lo hacemos con ojos de pureza, porque nosotros nos hemos esforzado por cambiar y esto es lo mas maravilloso, haber sacado la  viga de nuestro ojo, ahora tendremos buena visión para ver la paja en el ojo del hermano y sacársela.

 

No debemos caminar con la vista hacia arriba sino hacia el frente,  de hecho esto lo aprendemos de Yosef en Mitzrayim, cuando salía en el carruaje de Virrey, las doncellas  Mitzritas le lanzaban joyas y él no levantaba su mirada y de esta manera evitó la envidia, el mal de ojo,  y esto no le afectó en Mitzrayim. Si cuidamos nuestra mirada estaremos colocando una barrera que ningún mal de ojo podrá afectarnos, el asunto es cuando vemos a los demás entonces las miradas de odio, de maldad es la que hace que uno mismo conecte esta energía y que venga el mal a nuestra  alma.

¿Cómo así?, Las miradas llevan veneno en si mismas cuando se hacen en función de odio, rencor, maldad etc. Esta mirada trasmite una fuerza energética espiritual que al llegar al alma entonces el alma es afectada por esta fuerza espiritual y viene el mal a nuestra propia alma, sin embargo si caminamos sin ver a los demás, pueden estar viéndonos con ojos maliciosos de maldad y no hacernos ningún, mal porque nosotros no abrimos ninguna puerta para que entre el mal.  Si cuidamos la Kadusha de nuestros ojos,   cuidando de ver cosas materiales que posean los demás,  si cuidamos de no ver con envidia a nadie, entonces ningún mal vendrá sobre cada uno de nosotros.  Lo mismo ocurre con nuestra boca,  cuando realizamos los rezos de rosh Kodesh decimos:  Detén mi boca del mal, mis labios de hablar mentiras,  y avergüenza a aquellos que me maldigan,  Porque el que cuida su boca, su  lengua del mal, coloca un antídoto contra el mal de la maldición.

 

Los hijos de Yisrael en el desierto habían aprendido la lección de evitar la Lashón Hara contra los demás,  había aprendido a tener un ojo bueno, por esto mismo la maldición de Balak ni Bilam prevalecerían contra ellos, porque habían aprendido la lección y la forma de contrarestar el mal, es  con lo mismo que lo crea.  ¿Cómo así?,  Hemos estudiado que la cura de un veneno es el mismo veneno, ahora en el lado de la Luz, la cura contra el mal de ojo y las maldiciones es evitando nosotros activar esto para que ningun mal venga a nosotros.

 

Cuanta gratitud debemos al Eterno,  a veces sin darnos cuenta el nos libra del mal, por ello debemos de agradecer en cada instante, minuto, hora, día de todo lo  que nos pasa si estamos asidos del la mano del Eterno, no debemos de temer mal alguno.

En una oportunidad caminaban  dos rabinos, cuando vieron que venía un pobre hombre,  este hombre, se sentó al pié de un árbol a descansar, los rabino estaban observando,  ¡De repente! Sale una serpiente dispuesta a  morder al peregrino,  este no se había percatado de ello, pero al momento sale un animal también y la serpiente mordió y devoró al animal dejando tranquilo al hombre,  Los rabinos que estaban observando expresaron:  Este hombre ni siquiera considera la bondad que el Creador ha hecho con él, pues lo ha librado de  la mordedura ponsoñosa venenosa de la serpiente, por lo tanto lo ha librado de la muerte.

De la misma manera nos sucede a nosotros, por esto  en cada instante debemos de agradecer al Eterno por la vida, por la bondad, porque no sabemos de que penurias, accidentes, malos momentos nos ha librado El, por esto, todos los días, es un milagro para aquellos que han aprendido a confiar en el ETerno.

 

 

SHALOM ALEJEM.