PARASHA TETZAVE.

µh;r;b]a' ÷be   WhY;liae .br'h

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham

Shemot 27.20 – 30.10 Debarim 25. 17-19.

 

TETZAVE. (Ordena)

 

En Nuestra sección de nuestra Torah en parasha Terumah, enseñamos que el mundo según los Jajamim de bendita memoria se  sostiene en tres pilares fundamentales que son:

 

La Torah, la Tefila y la Tzedaka. Que estaban representados dentro del Mishkan por

la Luz de la Menorah, el Incensario y la Ayuda al necesitado de nuestro pueblo, si estás expresiones las concatenamos con el concepto de que HaKadosh Baruj Hu habita en el corazón de los hijos de Yisrael,  y que el ADN del universo está  en las cuatro letras del nombre Kadosh, que son:  Yod, Hei, Vav, Hei, y  que representan los cuatro elementos fuego, aire, agua y tierra,  que son los cuatro elementos que  dan vida al universo,  y si comprendemos que el nombre Kadosh Está en el corazón de cada hombre,  basado en los principios también de los cuatro elementos, en donde cada uno de nosotros puede vivir por estos cuatro elementos que son: el fuego, el aire, el agua y la tierra,  podemos comprender fácilmente que el Eterno está en cada uno de sus hijos, está en el universo, realizando una completa unidad entre todo lo existente de tal manera que  somos los hijos de Yisrael aquellos que podemos activar dentro de nuestra alma el quinto elemento para que la perfección sea en nuestra vida y de esta manera elevamos a todo el olam por medio de la perfección de los hijos de Yisrael.    El Quinto elemento la Shejina que mora en el templo, en este caso el templo que somos nosotros como lo expresara el Sheliaj de Mashiaj Rav. Shaul.  ¿Acaso no sabéis que vuestro cuerpo  es el templo del Adon/Señor el Ruaj del Eterno mora en vosotros?.  La inspiración divina para comprender  en percepción la Shejina del Eterno y de esta manera realizar la avoda espiritual que nos corresponde hacer.

 

Por supuesto que estamos aquí en presencia de los hijos de Yisrael que han comprendido la importancia de su elevación y  que su esfuerzo en su propia voluntad en su libre albedrio esta en elevarse cada día más en el estudio de nuestra sagrada Torah y en la práctica de todo lo aprendido, porque lo aprendido solo es la base de la construcción espiritual de nuestra alma que es llevarla   edificándola  utilizando todos los elementos que nuestra sagrada Torah nos da para que la construcción de nuestra vida en lo espiritual sea solida y  esté fundamentada en la roca inconmovible, y aunque venga vientos, tempestades la construcción permanecerá firme,  porque está cimentada en la roca, y por supuesto para los que creemos en la enseñanzas de nuestro Rebe Yahshuah  sabemos que El es la roca, sus enseñanzas nos dan el fundamento sólido para que la construcción de nuestra vida espiritual esté basada en los principios fundamentales de la obediencia a los mandamientos.

 

En el Sefer de Efeso está escrito en 2:19  Así pues, ya no sois extraños ni extranjeros, sino que sois conciudadanos de los Kadoshim y sois de la familia de Elohim, 20  edificados sobre el fundamento de los Sheliajim y  Neviim/profetas, siendo Mashiaj Yahshuah  mismo la piedra angular, 21  en quien todo el edificio, bien ajustado, va creciendo para ser un templo Kadosh en el Adon/Señor, 22  en quien también vosotros sois juntamente edificados para morada de Elohim en el Ruaj.

 

Nuestro cuerpo es el templo del Adon/Señor,  por consiguiente debemos de manifestar         

 

Los elementos que existían en el templo en nosotros, el estudio de nuestra Bendita Torah.

 

La Menorah representa el estudio llevado a la práctica en el buen entendimiento, pues de esta manera cada uno de nosotros logra que la Luz del Eterno brille en nuestra alma,  pues no es solamente con el estudio de Torah sino con el entendimiento y esto es llevar a la práctica lo que ya se sabe, parece repetitiva esta enseñanza, pero la realidad es que es también nuestra Torah enseña que hay que repetir las enseñanzas hasta que esta misma enseñanza sea parte del alma.  El inculcar los valores fundamentales de nuestra Torah de manera recurrente es para que cada alma si aún no ha despertado lo haga y de esta manera manifestar la Luz del Eterno en ella.

 

La Menorah debía estar encendida continuamente,  y se encendía utilizando para tal fin el aceite de oliva,  machacada y prensada para extraer la oliva de allí,  si llevamos este concepto al Drash, la figura,  estamos en presencia de que la Menorah no dará Luz a menos que esté llena del aceite de oliva, machada y prensada,   por  supuesto no es difícil comprender que la Oliva ha sido trabajada para tal fin. De hecho dice Rashi,  que no debía de existir ninguna clase de sedimento en el aceite. Dicen los expertos en preparación de Aceite, que cuando la Aceituna a terminado su proceso de maduración, si es un aceite elaborado correctamente produce un sabor agradable al paladar, caso contrario si es elaborado incorrectamente, descubre imperfecciones en el paladar que perturban sus cualidades originarias y que pueden modificar su delicada distinción.

 

Lo mismo sucede con nosotros si entramos en un proceso correcto de preparación, nuestro sabor va a ser agradable, pero si no daremos un sabor desagradable.

 

Según Rabino Itzjak es necesario pasar por pruebas, luchas, tribulaciones, para sacar lo mas precioso de nosotros que es el aceite de oliva, y este aceite es el que sirve para la Luz de la Menorah, también conocida como lámpara.

 

La Menorah que representa el alumbrar, nuestra alma debe de estar encendida alumbrando todo los días,  de hecho si nuestra sagrada Torah representa la Luz de la Menorah, todos los días debemos de estudiarla, de tal manera que nuestra alma como oliva debe ser trabajada,  machada, prensada para extraer de allí el aceite que da vida a  la Luz de la Menorah, de hecho el aceite es el que  hace que la Menorah encienda y brille, de la misma manera si no sometemos nuestra alma al proceso de preparación adecuada, porque no debe tener sedimentos, residuos, sino que tiene que tener pureza,  esta es la parte de la voluntad, del esfuerzo, del sacrificio que hacemos para estudiar Torah,  es la parte de la Ratzón/voluntad que cada hijo de Yisrael aplica para que el estudio sea lo más dedicado y puro,  de esta manera tener el conocimiento para brillar, aplicándolo con el entendimiento del estudio realizado.

 

 

      No es difícil comprender los aspectos de midrash de la enseñanza, sino solamente comprender que  debemos de machacar, prensar nuestra alma para que de esta manera se extraiga el aceite que dará luz a la Menorah,  la Menorah, que representaría en este caso nuestro nefesh/cuerpo, pues  sin el cuerpo también es difícil que alumbremos en este mundo, porque en todo caso pasaríamos desapercibidos para todos aquellos que nos rodean, sino que la Luz debe alumbrar en nosotros como un templo que somos. Y una vez mas recuerdo las palabras del Sheliaj cuando expreso: No sabéis que vuestro cuerpo es el templo del Adon/Señor.  Otro aspecto a tomar en cuenta es: Que el aceite servía para ungir, por supuesto aquel que ha llegado al nivel de su alma en donde el aceite en su Menorah alumbra, definitivamente es una persona ungida con la inspiración del Ruaj HaKodesh para comprender, delinear, enseñar nuestra sagrada Torah, como escribió Rav.Shaul.   Procura presentarte ante Yahweh como siervo aprobado que no tiene nada de que avergonzarse y que traza bien la palabra de Emet/verdad.

 

 

SHALOM ALEJEM.