PARASHA TERUMAH

µh;r;b]a' ÷be WhY;liae .br'h

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham.

Shemot 25.1  – 27.19.

 

TERUMAH    (Ofrendas).

 

La sección  que nos corresponde estudiar esta semana,El Eterno le dice a Moshé Rabenu;  Habla a los hijos,  ¿A quienes le dice que les hable?  A los hijos, esto es a Yisrael, como está escrito:  Shemot 4.22 Yisrael es mi hijo,  aquellos que se han formado como hijos por causa de nuestro exilio, somos llamados ahora los hijos del Eterno, [aunque en esa época cada uno de nosotros participó de las terumot], pues el exilio vino mucho tiempo después,  como lo escribió el Sheliaj de Mashiaj, Mirad cuál amor nos ha dado el padre para que seamos hechos, esto es formados, los hijos del Eterno, es a ellos quién el Eterno le dice a Moshé que les hable, a los hijos de Yisrael, no dice:  A Israel, por esto siguiendo la secuencia de  lo escrito dice: A todos los que de corazón traigan,  esto  significa que podemos en cierta forma, colocar al margen aquellos que no tengan un buen corazón para dar.  Pues los verdaderos hijos son los que obedecen a su padre,  a un hijo rebelde no se le puede pedir algo, y si se trata de aspectos de Kadusha solo los Kadoshim pueden participar de las cosas sagradas.  Por esto el Eterno expresó:  A los hijos de Yisrael que con buen corazón  traiga ofrenda para mi.

 

Sin embargo,  al estudiar la actitud de nuestro pueblo de la época, todos dieron su terumah para la construcción del Mishkan,  nadie fue tan pobre que no haber aportado y todos como una sola alma, trajeron su Terumah, hasta el punto que Moshé rabenu dijo: Basta, porque había ya suficientes recursos para la construcción, pues el pueblo quería seguir aportando.

 

¿Por qué el Eterno pidió la Terumah, acaso El no podía proveer y construir el Mishkan con Malajim?, la realidad es que hay varios aspectos a tomar en cuenta:

 

El primer aspecto;  Es que el Eterno quiso que todos los hijos  de Yisrael se desprendieran del amor a lo material,   que consideraran que El Eterno siempre sería el dador de todas las cosas como está escrito: Traed  Terumati esto es  Mi ofrenda,  todo viene de El por lo tanto nada corresponde a nadie, pues todo lo da y es de El.  De hecho dicen los jajamim que cuando recibimos algo y no lo elevamos en tefila de Gratitud hacia las esferas superiores, con nuestra actitud,  creemos que nosotros somos los artífices de lo que recibimos, sin  ponernos a pensar que El es el que otorga todo para que el mundo subsista, por consiguiente todo lo tenemos que elevar  a los Shemayim para dar Toda al Eterno por lo que nos dá,  es obvio que lo que damos viene de El, por lo tanto, cuando el pide la Terumah lo que está expresando es: Que todo hijo de Yisrael consciente de su labor en este Olam se despoje de lo material para elevar  a las esferas superiores  todo cuanto le rodea, por esto dicen los jajamim que  el mundo se sostiene en tres pilares fundamentales que son:

LA TORAH, LA TEFILA Y LA TZEDAKA. 

 

Los panes de la Proposición, el Incienso, y la Menorah, estaban dentro del lugar Kadosh del Mishkan, y estos tres elementos  tienen su  relación con la Torah, la Tefila y la Tzedaka, veamos como y porque:

 

La Torah está representada en la Luz de la Menorah que se encendía en el Templo, pues La Torah es la Luz que alumbra el camino del hombre para su elevación y apego al Eterno y de esta manera trabajar su ascenso a los mundos superiores y cuando el hombre trabaja su ascenso hacia los mundos superiores por medio del estudio de nuestra sagrada y Bendita Torah y la lleva a la práctica,  la parte del mundo que le corresponde elevar como alma Yisraelita  la eleva, y de esta manera sostiene esta alma Yisraelita al mundo sosteniendo la porción que le toca sostener.

 

Por consiguiente el estudio de Torah debe realizarse con esfuerzo y paciencia, aprendiendo día a día para que nuestra conducta esté centrada en la obediencia como debe ser, al  Eterno.

 

La Tefila que está representada en el Incienso, pues ésta representa las Tefilot que ascienden hacia la  los mundos superiores, es decir, al Mishkan superior y que allí se activan para recibir la respuesta divina, (Cuando quemamos incienso en nuestra tefilot, es porque representa nuestras tefilot que ascienden a los mundos superiores, lógico no es el incienso que se encendía en el Mishkan pues esta prohibido por nuestra Torah, hacerlo).

 

Los Panes de la proposición,  eran doce panes que estaban allí en el Mishkan, que representan a las doce tribus de Yisrael y que  son el reflejo del amor al prójimo cuando compartimos el pan con los que padecen necesidad, por ello el pueblo no debe estar dividido, sino en una sola ejad/unidad, como los panes que estaban en el Templo.

 

Estos tres pilares fundamentales que según los Jajamim son los que sostienen al mundo,  deben de estar en nuestra alma, y de esta manera  hacemos efectivas las palabras del Sheliaj de Mashiaj cuando expresó:  El Eterno no habita en construcciones hechas con manos humanas,   ¡Claro no se refiere  directamente a que  no se debió construir el Mishkan,  sino a que si el Mishkan existe,  y no se tiene el buen corazón y la buena voluntad que esta fusionada al buen corazón,  ¿De qué serviría  el Mishkan, con una mala actitud, una actitud   de desobediencia del pueblo? ¿Acaso  no fue por esto que el primer y segundo templo fueron destruidos? ¡Claro! fue por la desobediencia del pueblo que no supo apreciar el verdadero sentido, que primero debemos de construir el Mishkan en nuestro corazón con la Torah, Tefila y Tzedaka y de esta manera podemos fusionarnos con el Mishkan superior.

 

 

Si faltare uno de estos tres pilares, por lógica nuestro templo que construimos en el corazón estará defectuoso, pues por medio de estos tres pilares se sostiene sobre la nada como el mundo que está sostenido sobre la nada y esta Nada expresión que corresponde  a HaKadosh Baruj Hu  pues  en El entendemos :   La Nada Infinita.  Por consiguiente si construimos nuestro Mishkan en nuestro corazón, y estamos fusionándonos con HaKadsoh BAruj HU. 

 

 

 

SHALOM ALEJEM.