PARASHA SHELAJ LEJA

µh;r;b]a' ÷be WhY;liae .br'h

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham.

Bamidbar 13.1 – 15.41.

 

SHELAJ LEJA  (Envia Por ti mismo)

 


Todo el universo está lleno de energía, la pregunta sería ¿Qué no es energía?, Todo tiene Energía, La energía del ser humano es tan grande que es capaz de interferir en la comunicaciones electromagnéticas,  como lo hemos explicado en anteriores ocasiones cuando una persona viene cargada de energía, porque realizó algún ejercicio corporal, y se coloca frente a un televisor este empieza a percibir la energía y por consiguiente a manifestar las interferencias,  lógico es de pensar que si la una persona representa al nivel supremo de la creación, la fuerza energética que emite en conceptos naturales es mas fuerte que la energía que pueden manifestar los otros reinos inferiores como lo es: El mineral, el vegetal el animal,   cuando nos expresamos en términos  naturales significa que es parte de la misma naturaleza en donde se manifiesta la energía, no cuando esta es manipulada como por ejemplo las corrientes eléctricas que  trasladan grandes cantidades de energía eléctrica, o los relámpagos que trasmiten grandes cantidades de energía electromagnética,

 

En términos generales naturales, el  hombre es capaz de trasmitir una energía a otra persona sea esta positiva o negativa,  no solo bajo el concepto del aura sino bajo el concepto de que la persona que es la que tiene el poder en la palabra puede manifestar su energía y conectarla con otros,  ejemplo: Las grandes compañías que utilizan servicios de vendedores, siempre están contratando a alguien  que venga con el poder de la palabra a trasmitir una buena energía de tal manera que en el momento de  un contacto con el cliente este a su vez trasmita la energía necesaria para cerrar un negocio.

 

El hombre es capaz de controlar su propia energía, tanto positiva como negativa, de hecho las depresiones son el resultado de energía negativa que puede ser causado por situaciones en la vida, como fracasos, metas no cumplidas, enfermedades,  perdidas, etc.  Mas sin embargo la energía positiva puede ser también producto de emociones como:  alegría, felicidad, gozo, éxito, meta alcanzada,  todas aquellas situaciones con características de bien traen consigo energía positiva que ayuda al levantamiento emotivo en las personas.

 

De hecho el éxito de las diferentes religiones se debe a que saben manejar las energías en bien de las personas que vienen con traumas, depresiones, con energía negativa y por medio del poder de la palabra logran que el estado anímico de la persona cambie de tal manera que en el momento que ha  recibido esta descarga de positividad sus células adquieren la fuerza energética  para salir de las depresiones o sentimientos contrarios a una buen levantamiento de positividad, y esta es la forma en que el éxito de las religiones se manifiesta en donde los mayores motivadores son los que tienen mayor éxito,  lo mismo podríamos decir de las religiones mesiánicas que sincretizan el concepto hebreo llevándolo a la religiosidad cristiana y por consiguiente las personas se sienten complacidas con el Creador aprendiendo los conceptos hebreos, pero al mismo tiempo se siente  liberadas de las cargas energéticas negativas. Por supuesto que un buen Yisraelita es aquel que manifiesta siempre la positividad en aras de la obediencia a los mitzvot, por cuanto sabemos que el Eterno estará siempre con nosotros y que no necesitamos que alguien venga a manipular nuestras emociones para ser fieles  y vivir confiados en que el Eterno esta siempre con  nosotros,  aquellos que necesitan ser manipulados en sus emociones son personas que aún viven en la esclavitud religiosa en donde necesitan que un buen motivador venga y con el poder de la palabra toque sus emociones y que por medio de esto descargue la  energía negativa para sentirse bien, No ASÍ EL HIJO DE YISRAEL, que no necesita de la motivación de la palabra de un buen orador sino de la enseñanza de nuestra sagrada Torah para llevar una vida acorde a la voluntad del Eterno, en donde su motivación es la percepción de la Shejina, y entonces puede manifestar un alto grado emocional, por cuanto en el Ruaj percibe la Shejina del Eterno.

 

Un hijo de Yisrael no vive de acuerdo a las fuerzas de la energía sino a las fuerzas que da nuestras sagradas escrituras nuestra sagrada Torah, por cuanto en ella encuentra el conocimiento supremo de una buena conducta en este olam,  sus emociones son tocadas no porque alguien manipule estas sino porque  es la Shejina quién esta conectándose con la persona para  alcanzar el regocijo supremo  como lo expresara el Sheliaj de Mashiaj rav. Shaul, regocíjense en Adonai, una vez os digo regocíjense.

 

Cabalmente esto pasó con nuestro pueblo,  se dejaron llevar negativamente por la  fuerza de la palabra negativa dada por los diez príncipes de Yisrael que con esta palabra lo que vino a hacer fue convencer a las almas  que apenas empezaban a disfrutar de su libertada de  tantos años de esclavitud,  almas que no estaban en la capacidad de poder entrar a Eretz Yisrael para conquistarla por cuanto sus emociones de esclavitud estaban aún en ellos,  que en lugar de luchar contra las emociones negativas,  en lugar de luchar con la  energía de la negatividad y confiar en el Eterno, se dejaron convencer por los lideres que  buscaban mas el poder, la fama la fortuna de este mundo, por cuanto dicen los Jajamim que lo hicieron porque  pensaron que en el momento de entrar a Eretz Yisrael  iban a perder las posiciones que tenían de liderazgo porque todo cambiaría, por tal motivo sus palabras llevaban doble sentido, una diciendo la verdad de que habían gigantes en la tierra, y dos porque desmotivaron que no podían luchar contra ellos, fueron palabras de desaliento de toque espiritual de fuerzas de oscuridad que lo que lograron fue desestabilizar el pensamiento correcto del pueblo con relación a la bondad del Eterno, y como El los había llevado hasta este lugar, no comprendieron la veracidad de la manifestación dada en el Sinai sino que se volcaron en sus propios pensamientos  que germinaron a raíz de que los lideres de Yisrael sembraron, por  las intenciones mezquinas de un disfrute mediático y efímero en este Olam. Los malos lideres que piensan más en ellos que en la edificación del pueblo, siempre pensaran en lo que pierden ellos y no en lo que gana el pueblo, esto lo vemos claramente cuando  lideres  dejan el camino de la Emet y sincretizan coqueteando estrategias cristianas en aras de lograr  la satisfacción de su propio ego, engañándose a ellos mismo y a los que los siguen con conceptos irreales diciendo que lo hacen por Efraím.   Por la ambición, por el egoísmo, por  la arrogancia, por el deseo de obtener fama,  por la misma  falta de humildad llevaron a todo el pueblo al fracaso pues todo el pueblo pereció en el desierto,  en el desierto de la falta de agua, (Falta de estudio de Torah) y de convicción de que se debe de ser un buen Yisraelita y no un buen, cristiano/judío.  Una persona que busca su honra, su fama  siempre terminara  corrompiendo su servicio al Eterno, pues los lideres eran virtuosos por ello eran lideres, pero su falso razonamiento los llevó a oponerse y a no comprender la palabra del Eterno lo cual causó la muerte de ellos y de aquellos que los siguieron. Pues semejante a ellos son los que los siguen.

 

Solamente Yehoshuah y Kaleb no cayeron en esta trampa arrogante, llena de soberbia de rebeldía y de ambición de los lideres de Yisrael, pues ellos tenían un corazón limpio, puro,  pues aquel que á limpiado su corazón de cosas vanas difícilmente caerá en lazos  de la arrogancia de la soberbia, de la rebeldía, pero aquel que  ha descuidado su corazón por las cosas vanas de este mundo, seguramente será una presa fácil para caer en este alto grado de desobediencia y por consiguiente lo que le espera  es el disfrute del Eterno en este Olam porque el Eterno siempre pagará a cada quién a modo de no debele nada,  pero sin merecer  la tierra prometida, porque la tierra Kadosh será para personas Kadoshim,  Eretz Yisrael no es para arrogantes, soberbios rebeldes, sino para hombres humildes que saben con sus actos mostrar las buenas cualidades de su alma y estos lograran el reconocimiento no de este olam/mundo sino de los mundos superiores que es por el cual viven y se esfuerzan cada día más por alcanzar.

 

El pueblo de YIsrael en el desierto, aún no había llegado a la estatura de un varón que depositaba su plena  confianza en  HaShem, por consiguiente no merecía entrar pues  quienes merecen entrar son los luchadores, los que no se dejan vencer por las adversidades, sino aquellos que tienen definida su convicción  y que lo que quieren es cada día más aprender del Eterno para elevar su alma por medio del conocimiento y las acciones de obediencia para ser merecedores de una buena tierra en el Olam haba. Como lo expresara Yahshuah nuestro mashiaj,  El reino de los Shemayim sufre violencia y solo los valientes lo arrebatan.

 

Fusionando el principio de nuestra parasha que nos enseña sobre los espías, con los últimos pasukim de la misma, encontramos los TziTziyot,  pues como lo enseñan los jajamim  en nuestra sagrada Torah todo está relacionado y si después de la enseñanza de los lideres que buscan su propio provecho que las del pueblo,  el Eterno nos enseña sobre los Tzitziyot es porque nos enseña claramente que es necesario recordarnos quienes somos y a quién servimos,  porque en el momento que se nos olvide  solamente debemos de mirar hacia los Tzitziyot para que  tengamos en la buena conducta la obediencia a Hashem en Humildad, ¿Por qué  quién es un hombre humilde?  Aquel que sabe dejar guiarse por la obediencia de los mandamientos, porque de esta manera mostramos al Eterno con nuestra buena conducta nuestra disposición a vivir para El,   los Tzitzit nos recuerda las leyes del Eterno donde quiera que vayamos, donde quiera que estemos,  de tal manera que siempre tengamos presente que lo mas importante en la vida no es la forma en que nos pueden motivar para creer llenarnos del Eterno sino la forma en que podemos aprender a vivir para El, porque solamente  viviendo en humildad, quitando todo vestigio de arrogancia y de olor a esclavitud que tengamos es que llegaremos al grado de la perfección para asemejarnos a Mashiaj.

 

 

 

 

 

SHALOM ALEJEM.