PARASHA VAYKRA.

µh;r;b]a'  ÷be   WhY;liae  .br'h¾

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham

Vaykra 1.1 -  5.26. 

 

VAYKRA  (Llamó)

 

El Eterno llamo a Moshé, ¿Cómo lo llama? ¿Cuál es la tonalidad de la voz del Eterno? Será que tiene sonido? A diferencia de los hijos de Yisrael cuando escucharon la Voz del Eterno y pidieron a Moshé que hablara con el Eterno, porque tuvieron temor  ¿Cómo habla el Eterno con Moshé? ¿Cuál es la comunicación? Porque Moshé escuchaba cuando el Eterno le hablaba y los demás no,  además de hablarle por su nombre Moshé, el Nombre Moshé lleva las letras hebreas   Mem, Shin Hei,   que si las permutamos tendremos  hei, shim, men, que nos da HaShem el nombre,  la voz del Eterno atravesó desde el Arca donde estaban los Keruvim (Ángeles)  hasta afuera de la tienda de reunión,  nadie podía escuchar la voz, mas que solo Moshé ni aún Aharón,  el pueblo se daba cuenta por el semblante de Moshé pues su cara se enrojecía y empezó a resplandecer como si hubiera prendido fuego.

 

Existe variadas formas de comunicación en este mundo, una de ellas son las frecuencias electromagnéticas, que viajan dependiendo de la cantidad de MGZ, entre mas fuerte sea la frecuencia más lejos llega, esto lo podemos notar en las frecuencias de radio en donde la radio que mayor potencia tenga, mayor es el área que abarca en la sintonía de la misma, por consiguiente, para poder escuchar una frecuencia en especial debemos de sintonizar la frecuencia y ponerla cabalmente en el ángulo en donde se ha especificado la frecuencia y de esta manera podemos conectar la frecuencia con su punto de origen, si no sintonizamos la frecuencia adecuadamente, de hecho no la podremos escuchar.

 

Estas ondas sonoras, no las podemos ver, pues nuestros ojos tienen limitantes, pero si,  estamos seguros que existen,  está  comprobado no solo bajo conceptos científicos sino que nosotros mismo nos damos cuenta de ellos porque las relacionamos y tenemos  experiencias con las mismas.

Lo que quiero enseñar en esta oportunidad no son conceptos  radioeléctricos, porque desconozco mucho este campo, solamente quiero utilizar una analogía, para que podamos comprender, que  existen comunicaciones que aunque no las escuchemos  están allí presentes y que se necesita de un aparato receptor para poder sintonizarlas caso contrario no aprovecharíamos  esta conexión. De la misma manera necesitamos una Kli (Vasija), para poder recibir la Luz del Creador, para escuchar su voz se necesita tener la capacidad de poder hacerlo.

 

A medida que aumentemos nuestras frecuencias en la obediencia a los Mitzvot, Tefilot y anhelo ferviente en nuestra Neshama de querer cada día apegarnos a la Luz del Creador,  de la misma manera podremos sintonizarnos con el Creador y escucharemos su Voz en nuestros corazones, en nuestros pensamientos, en nuestra Neshama (Alma) y entenderemos la percepción de su Luz y estaremos cada día en mayor disponibilidad de apegarnos a El, por cuanto el disfrute mediático de su Shejina será de un placer superior y en el momento que se llega a este placer es entonces que nos despojamos de la vanidad de la vida, de los placeres de este mundo para apegarnos mas y mas a los placeres de los mundos superiores. Pero esto se logra cuando elevamos nuestra Neshama a frecuencias elevadas de espiritualidad y entre mas elevada sea la frecuencia de la espiritualidad mayor será el placer y disfrute de escuchar la voz del Creador.

 

Por lo tanto, Moshé escuchó la voz del Eterno, porque estaba en sintonía espiritual con El, el alma elevada de Moshé su servicio, su humildad hacía que escuchara la voz de HaKadosh Baruj HU, mas no con los oídos físicos, sino con la conexión espiritual de las dimensiones de Luz,  HaKadosh Baruj Hu nos da, cuando en nuestros corazones existe el deseo pleno de conectarnos con su Luz,  a mayor deseo mayor será la fuerza de la frecuencia  para poder captar la señal espiritual que El nos quiere dar. La relación del hombre con El depender de la necesidad del hombre de poder apegarse a su Creador.

 

Moshé rabenu escuchó la voz, pues el Eterno lo llamó desde la tienda de reunión, y escuchó porque su vida estaba en sintonía con la Luz del Eterno que salía desde la tienda de reunión,   el Centro de la proyección espiritual hacía el pueblo y por consiguiente hacia las naciones, pues el Mishkan era el centro de conexión espiritual no solo de Yisrael sino de todas las naciones pues Yisrael fue, es y será el pueblo escogido como Cohanim (Sacerdotes) para realizar las conexiones espirituales de tal manera que el mundo mismo se beneficie  de la labor de Am Yisrael (Puebo de Israel), que para eso bajamos desde los Shemayim (Cielos) para venir a realizar la labor espiritual que corresponde de tal manera de erradicar la idolatría de las naciones. Y esta responsabilidad no es individual sino colectiva, si bien es cierto existe una responsabilidad individual, también lo es de manera colectiva, esto quiere decir: Que si piensas que no tienes responsabilidad como pueblo existe una clara equivocación en tu forma de pensar, Porque,   si existe una conexión con todos los seres vivientes de este mundo, también de manera mayor,  existe una conexión entre todos los hijos de Yisrael y todos estamos conectados de tal manera que si alguno no cumple con su responsabilidad de hecho,  todos no cumplimos, utilizando una Analogía, es como un equipo de futbol, en donde si uno no se esfuerza por alcanzar el objetivo de hecho afecta a todo el equipo, por lo tanto la responsabilidad es colectiva.

 

La Voz de HaKadosh Baruj HU no se podrá escuchar con los oídos físicos,  sino con los oídos metafísicos de la dimensión espiritual, y solamente aquellos que desean,  podrán tener la oportunidad de escuchar su voz, pues El nos habla no solo a nuestra vida misma, sino al corazón,  a la conciencia, al entendimiento, y  entre mayor sea nuestro anhelo con menor interferencia escucharemos.

 

Para llegar a este nivel, es necesario primero pasar por otros niveles, que son:  El nos habla por medio de su Sagrada Torah (Biblia),  por medio de los Neviim (Profetas),  utilizando para este fin, a los Morim (Maestros) de Torah, que vienen a enseñarnos el camino de la elevación, el camino de la percepción espiritual,  y de esta manera el hombre podrá ir ascendiendo en el conocimiento perfeccionando de esta manera su alma, para encontrarse con la Shejina la percepción de la Luz del Eterno, y por consiguiente empezará a tener las experiencias maravillosas de  percibir la voz del Eterno hablándole a  su Neshama (Alma).

 

Este fue el caso de Moshé rabenu, que primero el Eterno le habló por medio de una Zarza ardiendo, utilizó un medio físico  de comprensión para llevarlo al plano de la percepción plena de su Luz, a Har Sinai,  su elevación lo llevó a encontrarse con la Luz de HaShem en donde la voz del Eterno se tornó para Moshé  sin dificultad para entender los propósitos divinos.

 

 

Pues toda alma debe de comprender que el llamado divino es para  ser la voz del Eterno en este mundo de tal manera que vengan al conocimiento del único Elohim verdadero.

 

 

SHALOM ALEJEM.