PARASHA  PEKUDEI

µh;r;b]a' ÷be WjY;liae .br'h

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham.

Shemot: 38.21 – 40.38

 

 

PEKUDEI      (Cuentas).

 

Moshé entregó cuentas de la construcción del Mishkan, en una oportunidad iba Moshé caminando cuando escuchó a unos decir: ¿Ya viste que Gordo está Moshé como se ha engordado desde la construcción del Mishkan? El otro respondió ¿Tu crees que una persona manejando tanto oro, plata, no va a tomar algo para su bolsillo? Cuando escuchó esto Moshé dijo que rendiría cuentas a Am Israel de todo, para que nadie sospechara, hablará y pensara mal de EL.

 

¿Acaso Moshé Amaba el dinero? Cuando Am Yisrael estaba tomando oro de Egipto Moshé de dedico a encontrar el sitio donde estaba Yosef para llevarlo con Am Yisrael. ¿Acaso Moshé siendo el líder no podía pedir a Am Yisrael riquezas? Pero no fue así.

 

Koraj fue otro que habló de Moshé que ponía solo a su familia en el servicio. Si Moshé hubiera actuado de una forma maligna de conducirse ¿Acaso la Shekina hubiera hablado con El?

 

Además en el tratado de sanedrin 110b encontramos que los 250 lideres que Koraj convenció acuso a Moshé de ser Adultero en donde cada uno le dijo a su mujer que no se acercara a Moshé, cuando Moshé por causa de HaShem no estaba cerca de la esposa porque el tenía temor de que HaShem lo llamara en cualquier momento y el no estaría listo. Era ilógico pensar esto.

 

Moshe´fue acusado de Mentiroso, ladrón adultero, pero realmente cual era la intención de estas personas ¿para tal transgresión?

 

Estas personas buscaban excusas lógicas para justificarse a si mismos, su propia malignidad que ellos mismos llevaban.

 

Las excusas son para defender mi propio sentimiento maligno mas que para serle fiel al creador.

 

Esto es como aquel: confesión de un renegado, en donde habla que no cree en un creador,

Para poder vivir libertinamente, porque si creía en un creador no podría disfrutar del su mismo libertinaje, en otras palabras eran excusa para dar rienda suelta a su malignidad. Y no subyugarse con un creador.

 

Moshé pidió un donativo para a construcción del Mishkan, todos vinieron a donar con amor ese dinero, pero habían aquellos que eran muy avaros, no quisieron donar nada al Mishkan. La reacción del pueblo hacia aquellos avaros no fue muy agradable, los empezaron a mirar con desprecio, ya que no habían donado para la construcción de la casa de HaShem. Entonces ellos para justificar sus acciones avaras, empezaron a echarles las culpas a los demás, acusando a Moshé de ladrón, diciendo: ¿Por qué le voy a dar plata a un ladrón como él?, en vez de decir: la verdad que ellos mismos sabían: Somos muy avaros. El que es maligno habla de los demás para tapar su propia malignidad, es más, quisiera que los demás fueran como el de malignos, para de esta manera sentirse bien y no maltrecho.

 

Hoy en día vemos esto, diariamente, gente que pide dinero para alguna institución, y aquellos que no quieren, no pueden o que no tienen disponible dinero ahora, empiezan a buscarle algún defecto a la institución a la que aquel hombre representa, para así justificar sus acciones, en vez de aceptar la verdad de que no le quieren dar.

 

Tal y cómo le ocurrió a Moshé en nuestra Parashá. Koraj era un hombre muy acaudalado, que le gustaba el honor, pero no tenía ningún título especial. Un buen día premiaron a su primo menor, Elizafán, con un buen cargo. Cuando le preguntaban a Koraj ¿Por qué no fue él, nombrado, en vez de Elizafán? Él no respondía con la verdad, que él no era apropiado para el cargo y

que Elizafán era mejor que él en todo. Sino que decía: Todos los que tienen cargos son nombrados por Moshé, él me odia, HaShem le ordenó escogerme a mí y él mintió al escoger a Elizafán.

 

Así nos pasa a nosotros, nos es difícil acusarnos a nosotros mismos, nos es difícil aceptar nuestros errores con nuestros compañeros, culpamos a los demás, hablando mal de ellos, en vez de decir la verdad.

 

 

Hoy en día hay quienes hablan mal de la Torah, hablan mal de hacer mitzvot, hablan de lo que Moshé era para esa generación en el desierto, hablan de Moshé como un líder capataz, que ponía cargas al pueblo, en lugar de decir la verdad y la verdad sería: Que no se quieren someterse a la voluntad de HaShem, que no quieren vivir en Kadusha, en lugar de estar diciendo excusas. Por esto mismo las religiones de occidente (Cristianas) hablan mal contra la Ley de Moshé, por que no quieren someterse a los mandamientos del Eterno, bueno como explicara Rav. Shaul aunque quieran tampoco pueden.

 

En una oportunidad había un joven que no cumplía con los mitzvot a lo que lo llamó el rabino y le preguntó: Oye porque No guardas los Mitzvot? Y día a día traía excusas diferentes a los que cada excusa era refutada por el rabino, hasta que un ´dia dijo: ¿Sabes porque Pecó? Dime dijo el Rabino:   Porque me gusta el pecado, disfruto de El, me siento feliz así, Bueno dijo el rabino dame la mano: te felicito porque haz dicho la verdad y no haz usado excusas.

 

Esta es la verdad que deberíamos vivir siempre, no buscar excusas sino la manera de vivir para HaShem, tampoco vaya usted a decir: ¿Me gusta el Pecado? Porque usted es un Benei Yisrael esto lo dicen aquellos que buscan mil excusas para no hacer la voluntad del Creador no de Un Benei Yisrael.

 

Por ello a Moshé lo acusaron de Mentiroso, ladrón de Adultero, pero eran excusas para no hacer la voluntad de HaShem.

 

 

SHALOM ALEJEM.