PARASHA VETJANAN

µh;r;b]a'  ÷be   WhY;liae  .br'h

Rav.  ´eliyahu ben ´Abraham

Debarim 3.23 – 7.11.

 

VAETJANAN (Implorar, suplicar, rogar).

 

Vaetjanan  imploré a YHWH , a Mi Señor YHWH, aquí usa la expresión Adonay, que es mi Señor, he escuchado que algunos cuando se refieren a YHWH nuestro Elohim evitan la expresión Señor, porque utilizan el Pasuk en donde el Navi dice: Ya no me llamarán mas baali sino me llamaran Ishi,  lógico es de saber que la expresión Baali que se translitera como mi Señor, no tiene nada que ver con la expresión Adonay, pues la expresión Baal/Señor difiere a la expresión Adon/Señor, como también Mar/señor, es diferente la expresión, Así que la transliteración que se hizo de Adonay Mi Señor no es para nosotros de susto, penando que nos referimos a una deidad pagana, sino a YHWH el HaKadosh Baruj HU mismo.

 

Imploré, suplique, rogué, como se da en algunas traducciones, esto me recuerda la enseñanza de nuestro Mashiaj Yahshuah: Utilizando una paradoja con relación a un juez que ni temia a HaShem ni respetaba a los hombres, se acerca una viuda a pedir justicia y no la escucha, pero de tanto insistir el juez dice: Escucharé a esta mujer, porque no sea que me agote la paciencia; ¿Acaso el Juez justo no hará así con vosotros, y escuchará vuestras peticiones.?

 

De la misma manera debemos de rezar, rezar por nuestras situaciones en la vida, a aquel que juzgará nuestro caso y nos hará justicia, Moshé rabino rogó a HaShem hasta que El Eterno le dijo: Basta Moshé,  la respuesta en No entrarás a Eretz Yisrael, pero HaShem le dio visión de que pudiera ver la Tierra y no solo esto sino como el pueblo abandonaría la Torah, especialmente Efráim, las diez tribus que se apartaron de Torah.

Perek 4: Shema Yisrael  HaJukim be el Mishpatim, escuchen las leyes de HaShem sin aumentarle  ni disminuir de esta palabra, a los Mitzvot que el Eterno os dá.

Debemos de comprender que a esto se refería la enseñanza de nuestro Rebe Yahshuah en donde enseñó que no debía de añadirle a nuestra sagrada Torah ni quitarle, cuando expresó Ustedes, han invalidado la palabra del Eterno colocando mandamientos de hombres y olvidándose de los >Mitzvot del Eterno, en el Sefer de Tito 1.14 leemos: No prestando atención a dilemas Judaicos ni a mandamientos que se apartan de la verdad.  La verdad es nuestra Sagrada Torah.

 

Pero: Que contradicción, porque por un lado decimos que tenemos que aprender de nuestros hermanos Yahudim, y por otro que no debemos de prestar atención a dilemas judíos,  No existe una contradicción, sino una clara confirmación de que los mandamientos de HaShem son inviolables con su aplicación real, que también nuestros hermanos Yahudim tienen, por esto debemos de aprender de ellos, pero hasta donde no nos lleven al aumentar a nuestra Torah, con mandamientos de hombres.

 

En las leyes del Eterno dice Moshé Rabenu: Esta la Sabiduría, el entendimiento y cuando las naciones os vean diran: ciertamente es un pueblo sabio y entendido esta nación.

 

La sabiduría es Saber, pero no puede existir el saber sin el estudio, el conocer, el que mas estudia tiene más saber, es más sabio porque sabe más, pero recordémonos que cuando hablamos de estudio se refiere a sentarse en una Yeshiva a aprender, no a que en casa leo y  que soy tan inteligente que puedo discernir las cosas espirituales de nuestra Torah, es allí en donde caemos en lazos engañosos que llevan a la gente a la perdición,  como está escrito: En Ezequiel 18.25 Mis caminos son rectos, ¿Acaso vuestros caminos no son los rectos?  

18.23: Me compadezco con la muerte del impío? ¿Acaso no es mi complacencia que se aparte de su mal camino para que viva?.

Prov. 14.12 dice: Hay caminos que al hombre le parecen derechos pero al final  es camino de muerte.

 

Entonces el estudio de Torah se realiza en las sinagogas en donde se sienta el Talmid a aprender, el otro concepto es el pensamiento cristiano de donde sale la mayoría de gente, y les cuesta desprenderse de los recuerdos de su vida anterior, y aún siguen con el cordón umbilical unido al paganismo, es pues necesario que rompamos todo yugo de pensamiento pagano en nosotros para tener la Luz bendita de nuestra Sagrada Torah, esta es la verdadera sabiduría aquella que se estudia en una Yeshiva, entonces el hombre viene a Saber.

 

El entendimiento es cuando las naciones vean que Tu prácticas Torah, las naciones dirán ciertamente es un pueblo sabio y entendido, porque obedece a su Elohim, caso contrario el pueblo hace Hillul HaShem ante las naciones y lejos de ser un pueblo sabio y entendido se convierte en un pueblo necio que camina en su propio camino que el mismo se ha trazado.

Aquí Moshé rabenu hace alusión de las sefirot mas elevadas del hombre que es Jojms y Bina equilibrado correctamente por Daat, el conocimiento que me lleva a la sabiduría y a la práctica de los Mitzvot.-

 

La bendición de nuestro pueblo es tener un Creador Lento para la Ira en grande en Misericordia,  en donde la obediencia del pueblo la premia en misericordia a miles de generaciones, de aquellos que no se olvidan del pacto con HaShem; es pues responsabilidad de cada hijo de Israel guardar el pacto de HaShem para que nuestras generaciones sean bendecidas.  No quiero culpara  nadie, pero nuestra sagrada Torah nos enseña que cada padre es responsable no solo ante su propia alma de elevarla sino de orientar a sus hijos en la obediencia a HaShem para que cada hijo obtenga el bien supremo de HaShem ganado en la obediencia.

 

Moshé coloca de testigo al cielo y a la tierra, como nuestra Torah nos enseña de dos testigos Moshé evoca al cielo y la tierra, que si el pueblo se aparta perecerá y será enviado entre las naciones,  Moshé tuvo la visión de Efráim, vió en Visión lo que pasaría con el reino del Norte Israel, y como sería llevado cautivo a las naciones, pero si buscan a YHWH en medio de las naciones y lo buscares con todo corazón y toda vuestra alma entonces encontrarás a YHWH no importa que estes en medio de la idolatría de las gentes, entonces el Eterno te sostendrá, ni te destruirá y se acordará del pacto que  hizo con nuestros padres.

 

Lo que debemos de reconocer es: Tendrá alguna otra nación un Elohim como nuestro Elohim? Y si las naciones que no tienen un Elohim como nuestro Elohim no se apartan de sus dioses, ¿Podremos nosotros abandonar a aquel que nos dio  la vida, nos apartó para darnos su Torah,  nos llamó con su misericordia, y ahora nos está restaurando para que nuestro regreso a Tzion sea una realidad, ¿Por qué entonces nos dejamos llevar por la necedad de nuestro corazón, para apartarnos de HaShem? ¿Será que HaShem se agrada con que Israel, Efráim, transgreda sus Mitzvot?  Cuando leimos en el Perek 4: Escucha Israel los Jukim y los Mishpatim que enseñó, para que vivan.

 

 

Es pues nuestra gratitud a HaShem por sus favores recibidos, por su bondad inmerecida porque estamos regresando no por meritos nuestros, sino por su misericordia, por su Nombre Kadosh,  y nuestro regreso no depende de nuestros hermanos Yahudim, sino del mismo Elohim de nuestros padres, que en su tiempo envió a Mashiaj Yahshuah para que por medio de El llegáramos al conocimiento de su sagrada Torah.

 

SHALOM ALEJEM.