PARASHA SHELAJ LEJA.

µh;r;b]a'  ÷be   WhY;liae  .br'h¾

Rab.  Eliyahu Ben Abraham

Bamidbar 13.1. – 15.41.

 

SHELAJ LEJA  (Envía por ti mismo)

 

En esta sección de nuestra sagrada Torah, está escrito el acontecimiento de los espías que vinieron a dar declaraciones sobre la tierra prometida, de tal manera que el pueblo fuera desmotivado ante la información, que si bien es cierto, tenían los espías con relación a la tierra, pero olvidaban que quién estaba  guiándo al pueblo era prersisamente el creador de estos gigantes, el que le dio vida a todas estas personas, por tal motivo la confianza en Hashem no debía de decaer, aparte de haber atravezadoe l desierto y darse cuenta como la mano del HaKadosh Baruj Hu estuvo con el pueblo librándolo de manos de los enemigos, y dándoles la victoria sobre ellos.

 

No había razón para dudar como lo hizo Yehoshuah y Kaleb, quienes confiaron en el HaKadosh Baruj Hu y su confianza llevó a Yehoshuah a ser el líder de Israel después de la muerte de Moshé rabenu.

 

Un líder no puede ser una persona que se acorbarde ante cualquier situación, pues un líder siempre será aquel que aprende a confiar en HaShem, aquel que a pesar de su propia naturaleza humana vence sus propios temores para volcarse en total absoluta confianza en Hashem, no puede ser líder aquel que se acobarda, aquel que cuando ve una situación de riesgo, que dañe su integridad física, moral o ética, abandone su causal y se aparte de la misión, en otras palabras que abandone la batalla y deje al ejercito sin un guía, de hecho una persona que actue de esta manera jamás podrá pretender ser un líder, pues en su momento abandonará al rebaño.

 

De esto también hablo nuestro Rebe Yahshuah cuando dijo: Kefas me amas? Si Señor te amo contestó Kefas,  Apacienta mis corderos,  en donde el alimento que se dá a un pequeño, no entra todo a la boca sino que derrama su alimento y apenas un porcentaje del alimento lo aprovecha.  Pero aquí no se refiere a los niños, sino aquel que siendo adulto es un niño en la Torah. 

 

Kefas me amas? Pastorea mis  ovejas,  Kefas me amas? Apacienta mis ovejas.  

Apacienta:    Esto es cuidar de los lobos rapaces, esto es velar porque cada cordero no se separe del rebaño a riesgo de sufrir las consecuencias, es la parte del líder en que su misión es velar por aquellos mancebos que empiezan a caminar en nuestra sagrada Torah,

Pastorea mis ovejas,  Tiene la misma connotación anterior en donde hay que cuidar aquellas ovejas que creyéndose adultos, consideran que no necesitan de cuidado y que pueden hacer lo que quieran, esta es la paciencia del líder en donde debe de cuidar tanto de  los corderos como de las ovejas.

Apacienta mis ovejas, se debe considerar como el alimento que debe dársele a las ovejas en este caso la enseñanza apropiada para cada situación de tal manera que no se enfermen sino que sigan el camino de la Emet,  Rav. Shaul escribió:   Cuando empiezan no se les puede dar comida solida sino lechita, para que vayan creciendo  hasta llegar a la madurez necesaria en donde ya puedan caminar por si solos.

 

Dawid HaMelej es considerado el pastor de Israel, pues en su vida cuidó ovejas, y daba la vida por sus ovejas, enfrentando a lobos rapaces, a leones, como lo expresara al Rey Shaul en su oportunidad,  David respondió a Saúl: Tu siervo apacentaba las ovejas de su padre, y cuando un león o un oso venía y se llevaba un cordero del rebaño,   yo salía tras él, lo atacaba, y lo rescataba de su boca; y cuando se levantaba contra mí, lo tomaba por la quijada, lo hería y lo mataba.

 

Yahshuah  enseñó:  El buen pastor su vida da por las ovejas,  el dio su vida por Efráim, por Israel y por toda la humanidad en su justo tiempo,  y cabalmente por ello Dawid HaMelej es considerado el pastor de Israel, de donde viene Mashiaj Yahshuah.

 

Siguiendo con la enseñanza de la Parasha,   Los espias dijeron: Nuestros pequeños serán botin , a lo que HaShem contestó, vuestro pequeños serán levantados y ellos conocerán la tierra que vosotros despreciais.

 

Israel en el desierto tuvo todas las provisiones del  HaKadosh Baruj Hu sin esfuerzo, recibieron el man que vino desde los Shemayim,  recibieron agua por el mérito de Miriam hermana de Moshé Rabenu sin que hicieran un esfuerzo por obtenerla, estaban en una situación en el cuál solo podían dedicarse a la elevación espiritual de sus almas, al trabajo espiritual  en el crecimiento de la sabiduría, en el saber de la Torah que fue dada en Har Sinai; pero ahora vendría el momento en que ellos mismo deberían luchar con la fuerza del HaKadosh Baruj HU,  llevando a sus propias vidas, preocupaciones de este mundo, ¿Por qué luchar?.

 

Esto estaría en enseñanza, cuando alguien se dedica por completo al servicio del Eterno, pero si hay necesidad de trabajar hay que hacerlo, aunque esto represente involucrarse en lo material, sabiendo que HaShem está con uno, y que todo lo que hacemos lo hacemos con la  fuerza que El nos dé.

 

 

De hecho la Bitajón del pueblo en este momento decayó, ¿Por qué? Porque no habían luchado todo lo habían obtenido, ahora en el momento de luchar con la ayuda del Eterno, se vió frustrada su confianza, se vió truncada su confianza, y eso nos pasa, que cuando todo está bien, sentimos como la Shejina nos envuelve, pero cuando debemos de luchar, buscar trabajo para nuestro sostenimiento, de hecho si el Eterno así lo permite debemos hacerlo, y es allí donde debemos de luchar y nuestro animo no decaer sino confiar siempre que HaShem está con nosotros y es el tiempo de salir a buscar la victoria a nuestras situaciones, es allí donde debemos de mostrar a HaShem que realmente confiamos en que El está con nosotros.

 

 

 

SHALOM ALEJEM.