PARASHA MASEI

µh;r;b]a'  ÷be   WhY;liae  .br'h¾

Rav.  ´eliyahu ben ´Abraham.

Bamidbar 33.1 – 36.13

 

MASEI   (Jornadas, etapas),

 

Nuestro Rebe YAHSHUAH expresó: Ni una Jet ni una Yod pasará de la Torah, sabemos que la Yod es la letra mas pequeña del Alef Bet,  por lo que nos enseña que aún la letra mas pequeña tiene su significado, es más, puede que la letra mas pequeña tenga un significado mayor que las demás, pues recordémonos que la letra Yod  es la primer letra que conforma el nombre de cuatro letras del HaKadosh Baruj Hu, por consiguiente es el mismo principio que enseñan nuestros Jajamin en el sentido que cuando creemos que una Mitzva puede parecer pequeña pero que en los Shemayim pueda tener el mayor valor.

 

Por consiguiente, si nuestra sagrada Torah nos relata 42 jornadas que paso nuestro pueblo en el desierto es seguramente no solo un concepto literal sino un concepto totalmente espiritual, en donde cada jornada representa la elevación misma del alma de Israel, al tomar las chispas de kadusha que estaban cabalmente estacionadas en cada etapa que toco vivir a nuestro pueblo.

 

Los primeros 10 años se consideran como los años de la formación del alma,  las primeras diez jornadas al cabo de ellas, nuestro pueblo careció de agua,    los siguientes diez años como los años de la elección,  en donde pasados los doce y trece años respectivamente cada hijo de Israel ya es responsable ante el HaKadosh Baruj Hu de guardar los preceptos , elige el camino de la vida o el camino de la muerte, la dualidad el dos, los siguientes diez años como los años de maduración, los siguientes diez años de realización, y los dos años que tienen que ver con la la letra bet con la que empieza,  nuestra sagrada torah, y el hombre que ha llegado a este año es porque ha transitado por los cuarenta años en el desierto en donde el dos que es la dualidad ya elige su camino con mayor seguridad , por esto mismo los sabios kabalistas enseñan que a los cuarenta años es la edad en que la persona puede empezar a estudiar Kabalah, pues su grado de percepción de la vida después de haber pasado por los cuarenta años, y las 42 jornadas en el desierto le han dado la madurez para que pueda conceptualizar de manera eficaz las enseñanzas misticas de los sabios. 

 

Las cuarenta y dos jornadas, tienen relación de la situación del alma que baja a este olam, y que nos da la enseñanza paralela,  que de la manera que nuestro pueblo sale de Mitzrayim,  emergió del desierto para entrar a la tierra prometida de la misma manera nuestra alma deja su lugar (Gilgul), para entrar al desierto y tomar el retorno a tierra Kadosh que son los mundos superiores, y nuestra Neshama tiene que  salir del desierto de la espiritualidad para entrar al disfrute de las mieles que da nuestra sagrada  y bendita torah.

 

Si notamos en la primer jornada se nos narra, cabalmente las fiestas desde pesaj hasta sukot, y como dentro de nuestra sagrada Torah no puede existir casualidades sino solo causalidades, no es ninguna casualidad que nuestra última fiesta sea Sukot, y después de ella tenemos Shmini Atzeret, que corresponde al día octavo que es el día de lo sobrenatural , de lo místico.

La primer  jornada nos revela los conceptos espirituales primarios del hombre para apegarse a su Creador, pasando la primera jornada el hombre mismo recibe las fuerzas para seguir transitando en la vida y seguir  trabajando su alma para  la elevación de la misma.

Pues cada fiesta representa un circulo de elevación en nuestra alma en donde año con año trabajos en circulo la espiritualidad para que vayamos ascendiendo por la escalera de la espiritualidad hasta llegar a ser uno con el Creador.

 

Las 42 jornadas tiene relación con mashiaj, en el sefer matatiyahu encontramos las 42 jornadas, cuando leemos de… hasta 14 generaciones, y si nos damos cuenta se  completan 42, pues 14 por 3, 42.  

Tampoco es casualidad que sean 42 ciudades de los leviim,  pues la perspectiva del 42 tiene relación con la espiritualidad, de la elevación, en donde el hombre debe comprender que la elevación espiritual está en considerar los eventos de nuestro pueblo en el desierto llegar  a una comprensión, pues todo lo que fue escrito para nuestra enseñanza fue escrita, y que todos los acontecimientos que se dieron no son otra cosa que la enseñanza misma para nosotros en este correr en la vida, en donde debemos luchar, con todas la fuerzas que se nos ha otorgado de los cielos para enfrentar las visicitudes que la vida nos presenta.

 

 

Si las 42 jornadas de nuestro pueblo en el desierto tiene paralelismo con nuestra preregrinación en esta vida, que es considerada el desierto, es necesario comprender que de la misma manera que nuestro pueblo resistió de la misma manera nosotros tenemos que resistir si queremos ser merecedores de la Eretz Kadosh,  al mismo tiempo nos enseña nuestra sagrada Torah las actitudes que no debemos asumir ante aquellos momentos en que creemos que el HaKadosh Baruj Hu nos ha abandonado, porque no es así, Sino que El está siempre pendiente de Nosotros, por consiguiente el nos sostiene como sostuvo a nuestro pueblo en el desierto de la misma manera El nos sostiene, pero ¡Cuidado! De caer postrado en el desierto como nuestros hermanos que fallaron en la confianza a HaShem y por su misma incredulidad no pudieron entrar a ERetz Kadosh. Nosotros a pesar que estemos en una jornada difícil debemos considerar que el Eterno siempre estará con Nosotros como estuvo con nuestro pueblo en el desierto y lejos de debilitarnos debemos de tomar mayor confianza con el conocimiento que hemos adquirido, hasta llegar al momento de nuestra redención final cuando se manifieste Mashiaj.

 

SHALOM ALEJEM