PARASHA BALAK

µh;r;b]a' ÷be   WhY;liae.br'h 

Rav. ´Eliyahu Ben Abraham

Bamidbar 22.2 – 25.9

 

BALAK.   (Asolar).

 

Balak hijo del Pájaro (Zipor) era el rey de Moab, había escuchado de cómo los Benei Yisrael habían vencido a sus enemigos y tenía temor de ellos, a pesar que su hechicería era por medio de los pajaros, consideraba que no era suficiente para vencer  a los hijos de Israel, por tal motivo, envía por Bilam nieto de Labán, pues Bilam tenía la habilidad de maldecir y que sus maldiciones se cumplieran, pero el HaKadosh Baruj Hu le dice que no vaya al llamado de Balak, al final Bilam parte rumbo a donde Balak y en el camino la Azna le habla,  y al final termina bendiciendo a los Benei Yisrael, posteriormente los hijos de nuestro pueblo Pecan teniendo relaciones con las princesas Moabitas, llegando al extremo de rendir honor y honra a Baal, peor,  por esta misma razón Zimri se opone a la autoridad de Moshé y Pinjas defendiendo el honor de Moshé Rabenu toma una lanza y atraviesa con ella a Zimrim y la princesa Moabita Kosbi, matándolos a los dos delante de todo el pueblo, acción que culminó con la bendición del Eterno, otorgándole el Brit Shalom, y elevándolo a Cohen.

 

Balak llamó a Bilam para maldecir a Israel, pues aunque era un hechicero, había averiguado que el poder de los hijos de Israel residía en su boca, en las plegarias que hacían al HaKadosh Baruj Hu, por lo tanto el consideró contrarestar esta fortaleza con la maldición de Bilam, Bilam sabía que nada que estuviera bendecido por el HaKadosh Baruj Hu podía ser maldecido, por esto mismo expreso: Podré maldecir lo que está bendecido? El HaKadosh Baruj Hu advierte a Bilam que no vaya, la pregunta sería ¿Acaso el Eterno no sabía que Bilam con todo lo que hiciera no podía maldecir a los hijos de Israel? ¿Por qué pedirle que no fuera, si aún, tomando su descición de ir como lo hizo al final, el resultado sería la bendición del pueblo y no la maldición?.

 

HaShem permite que los enemigos de nuestro pueblo se levanten para que todos comprendan que el HaKadosh Baruj Hu es el que tiene el control de todo y nada puede escapar a su voluntad, como lo hizo con  Parot en Mitzrayim, en donde mostró su Poder, de tal manera que las naciones comprendan que no hay Elohim como Ëlohim, que no hay otro fuera de El, y que solo El es Yahweh.

 

Lo que debemos de considerar es el grado de Kadusha de nuestro pueblo, no había forma de poder dañarlo, pues la Shejima estaba siempre por la misma fidelidad cubriendo a los hijos de Israel, como una madre que cuida a sus hijos, por esto mismo Expresó: Çúan Bellas son tus moradas oh Israel, esto es porque el grado de Kadusha era grande, que aún las puertas de las tiendas  no estaban colocadas una frente a otra, para que nadie juzgara a su vecino y se tomara en consideración las leyes de Recato, y se guardar la privacidad de cada familia.

 

¿Cuan Bellas son tus moradas oh Israel?  Porque la Luz de la Shejina se reflejaba en cada tienda pues la Kadusha existente que ningún mal podía venir para los hijos de Israel.

 

Esto nos enseña que día a día debemos de elevar nuestra Kadusha y no quedarnos estáticos, menos descender en la espiritualidad, pues dicen los sabios Kabalistas que HaShem no desea que nadie se quede en ningún nivel espiritual aunque estén ascendiendo, pero que no deja que se queden estáticos sino que siempre luchen y activen sus fuerzas para seguir en su elevación hasta llegar al ultimo escalón de la elevación que es conectarse con Atzilut, que es el mundo de la emanación, en donde el alma de cada uno se hace uno con El, por lo tanto cada uno de nosotros debe de realizar su mayor esfuerzo por seguir elevando su alma, pues el Daat/conocimiento de HaShem nos hace proyectarnos hacia su Luz para que nuestra vida sea placentera en este Olam.

 

Tenemos dos caminos en nuestra elevación, el camino del entendimiento o el camino del sufrimiento, la bendición de los hijos de Israel es:  Que nace con el camino trazado, o es instruido en los caminos de nuestra sagrada y bendita Torah para evitar sufrimiento, pero sino, se busca la elevación a través de la obediencia a los mitzvot que es el daat,  de seguro en su rajamim el HaKadosh BAruj Hu enviará, o permitirá en cada caso, el sufrimiento para que despertemos y podamos apegarnos a su Luz.

 

 

Existe una clara evidencia de nuestro paso por este mundo, y es trabajar la elevación de nuestra alma para apegarnos  a la Luz de HaShem de tal manera que nuestro regreso a El, sea de lo mas meritorio para obtener las delicias que El mismo nos prepara, por los meritos mismos que hechos realizado en este Olam.

 

 

Las personas mismas, se les olvida este principio y luchan se esfuerzan, su prioridad es este mundo, y esto es bueno, porque de esta manera obtienen recursos suficientes para realizar caridad, Tzedaka, y de esta manera elevar  su alma, pero el error es colocar en su orden de prioridades el éxito, que otorga este mundo sin pensar en el éxito espiritual de su alma,  y de esta manera, empieza el sufrimiento para que en su alma exista ese despertar y de esta manera obligadamente entre voluntaiamente al servicio del HaKadosh Baruj HU, y como lo expresan nuestros sabios, si no se ingresa por amor, que sea por temor, pero el que ha llegado a un nivel de elevación alto, ya no pensará en el Temor ni en el Amor sino que su placer estará siempre en que su Creador se agrade siempre de El, como está escrito en el Brit HaDasha,  Este es mi hijo amado en quién Yo me complazco.

 

 

SHALOM ALEJEM.