PARASHA VAERA

µh;r;b]a' ÷be WhY;liae .br'h

Rav. Eliyahu Ben ´Abraham.

Shemot 6.2 – 9.35.

 

VAERA    (Y apareci).

 

Dentro de los perekim/capitulos de esta sección de nuestra sagrada Torah encontramos  el trato que HaKadosh Baruj Hu tuvo con los Mitzrayimim, por causa de la esclavitud de nuestro pueblo,  no sin antes mostrar su grado de misericordia con el Nombre de YHWH, como está escrito mas con este nombre no me di a conocer a los patriarcas, ellos son: Abraham, Itzjak y Yacob,  sino con mi nombre Shadai,  Que quiere decir:  El todo poderoso, u Omnipotente, mas con su nombre YHWH no se dio a conocer, este nombre tiene el atributo ilimitado de verdad, por lo tanto si bien es cierto los Patriarcas conocían este nombre a lo que se refiere es que bajo el concepto de verdad no se dio a conocer a ellos pues en ellos no existió ninguna duda, no existió ninguna pregunta  sobre su omnipotencia su Emunah/fe en el Eterno era total,  a diferencia de Moshé Rabenu que expresó:  Porque haz hecho mal  a este pueblo, mas HaKadosh Baruj Hu no habló a Moshé mas que con el atributo de la omnipotencia el Shadai, pero también le dice:  YO Soy YHWH, Yo soy la verdad,  no hay motivo de duda, mas con mano fuerte sacaré a mi pueblo de Mitzrayim esto es>: El Shadai. Según Maimonides es la calidad del Eterno como amo del universo, con los cuales los milagros ocultos  se realizan,  entonces la expresión con este nombre no me di a conocer a ellos, significa que ellos no tuvieron necesidad de que se mostrará con la cualidad de la verdad es YHWH porque nunca dudaron, mas sin embargo  con los hijos de Yisrael dudarían entonces era necesario que conocieran el Nombre, como está escrito: ´eye ´asher ´eye me ha enviado y cuando pregunten tu nombre que voy a decir: Dirás YHWH de Abraham, Itzjak y Yacob.

 

De esta manera Moshé Rabenu es elegido para ser el líder guía de la libertad de nuestro pueblo, y no solo de la esclavitud de Mitzrayim sino aún de la esclavitud espiritual, pues a El se le dío la Torah para que la trajera a los Hijos de Yisrael, por esto mismo con gran estima decimos: La Ley de Moshé pero no como los paganos confirman cuando se refieren a la Ley de Moshé lo hacen despectivamente, pero es porque la ignorancia es parte de ellos y aún están en la esclavitud  religiosa acomodados y no quieren ni siquiera mover un dedo para investigar.

 

De hecho tenemos que aprender que es la esclavitud:

Hay varias formas de esclavitud.

1.- Es la persona que carece de libertad para estar bajo el dominio físico de otra.

 

2.-  Es la persona que esta bajo el dominio  de fuerzas  que dominan su voluntad, como los malos hábitos, vicios, etc.

 

3.- Es la persona que esta bajo el dominio mental o sentimental de otro, como por ejemplo los enamorados.

 

4.-  Es la persona que esta bajo el dominio mental y espiritual de otro, ejemplo las religiones.

Si bien es cierto Moshe  Rebenu sacó al pueblo de Israel de la esclavitud física  a la libertad, mas sin embargo en el Har Sinai donde fue entregada nuestra sagrada Torah, también el pueblo entró a una libertad espiritual para que trascendiera lo material y llevar su alma a los planos espirituales mayores,  debemos de comprender en su justa expresión que es Trascender.

 

Trascender es según el diccionario de la real academia española en su vigésima  2da edición:   

 

  Dícese de algo que estaba oculto,  empezar a ser conocido o sabido.

 

   Estar o ir más allá de algo. 

 

   Traspasar los límites de la experiencia posible.

 

    Penetrar, comprender y averiguar algo que esta oculto.

 

Trascender el conocimiento de nuestra Torah es hacer lo que estaba oculto y realizarlo porque es parte de nuestra esencia del alma,  como por ejemplo: si nos detenemos en un semáforo que está en rojo, ya no pensamos que quiere decir alto, simplemente actuamos porque la ley esta dentro del conocimiento propio y que no exige un recordatorio previo sino que se hace porque es parte ya de nuestra forma de vida, saber lo que tenemos y debemos hacer.

 

La esclavitud es parte de  esto:  Porque mientras no conozcamos nuestra sagrada Torah, estamos en una esclavitud en donde quien domina en nosotros es la ignorancia, por consiguiente somos esclavos de ella y cabalmente esta ignorancia es la que lleva al hombre a pecar y entonces el hombre no solo esta en la esclavitud de la ignorancia sino aún mas en la esclavitud del pecado.

 

Debemos por consiguiente tener la liberad de elegir, pues libertad tiene su raíz en el libre albedrio, en donde se elige salir de la esclavitud, aún con los vicios,  cuando se es incapaz de dominarlo, estamos siendo esclavos de esa fuerza interna que nos lleva a la destrucción, por esto mismo debemos de elegir siempre vencer por medio de la voluntad para que  no seamos esclavos, y nuestra sagrada Torah por medio del conocimiento nos hace libres , pues nos enseña a ser equilibrados en nuestra conducta. Como dijo nuestro Rebe Yahshuah:  Si el hijo os libertare seréis verdaderamente libres.  (Esto es si creen a mis enseñanzas serán libres).

Existe otra esclavitud que es la religiosa donde te esclavizan la mente, bajo conceptos muy pobres como decir: Créalo por fe, y las personas están creyendo en algo que no es, por esto mismo las religiones esclavizan las mentes infantiles, faltos de conocimiento, pero una vez mas, nuestra sagrada Torah nos hace libres.

 

¿Que es la verdadera libertad en la Ley?.

 

Es la forma en que vivimos sin transgredirla, pues la verdadera libertad está en que la ley ya no tiene ninguna  fuerza en nosotros, como también dijo nuestro Rebe: El que tiene oídos para oir que oiga. ¿Por qué?  Por que la hicimos parte de nosotros mismos por medio de la Emunah/fe, como está escrito; en donde no hay ley no hay trasgresión, pues ¿como alguien que ha conocido la Torah pueda transgredir la Torah?,  sino que tiene que hacer de la Torah parte de si mismo, entonces ya no está pensando si violenta Torah o no; sencillamente es una persona que ha hecho de la Torah su propia esencia, se ha fusionado como está escrito; Niéguese  a si mismo,  Rav. Shaul decía: Ya no vivo Yo, sino Mashiaj vive en MI,  por consiguiente el conocimiento de nuestra Torah nos llevó a realizar los actos de bendición en la obediencia a ella, pero no porque estuviera fuera de nosotros sino dentro de nosotros siendo parte de nosotros mismos, por consiguiente ya no estamos pensando  en los mandamientos, sino que vivimos en ellos, ejecutándolos en nuestra vida, como parte de nosotros mismos. Y  El Ruaj Ha Kodesh guiándonos  en este conocimiento precioso para hacer de nuestra sagrada Torah nuestra forma de vida.

 

Ejemplo:

 

La ley dice: Que en un semáforo en rojo hay que frenar, cuando empezamos a conocer la ley de tránsito, y veíamos un semáforo en rojo, pensábamos en frenar porque asi lo decía la ley, hoy ya no pensamos que quiere decir alto, sencillamente frenamos porque el conocimiento ya se hizo parte de mi mismo, y el accionar ahora ya no está en que si lo hago  o no, sencillamente lo hago.

 

¿Por qué puede ser difícil comprender esto?.

 

La verdadera libertad entonces está en conocer nuestra Torah y hacerla parte de nosotros mismos, con las enseñanzas de nuestro Rebe Yahshuah,  ¿Qué ley te puede aplicar, si vives en ella?, Como está escrito:   La ley no tendrá dominio sobre vosotros. Pues no estáis bajo la ley sino bajo la misericordia de HaShem, entonces pecaremos porque no estamos bajo la ley, de ninguna manera, entonces la ley tiene fuerza en los que viven, pero si una persona ha muerto como puede aplicarse la ley, de la misma manera los que han muerto al pecado, esto es: vivir en la ley como puede la ley tener fuerza en El.  ¿Entonces es pecado la ley?,  de ninguna manera pues la ley me llevó a conocerla para no transgredir, porque como hubiera sabido Yo que no hay que codiciar, ¿Acaso no fue por la ley?  Pero cuando llegó el conocimiento y la misericordia del Eterno en mi,  hice de la ley mi forma de vida, entonces  ¿Tendrá la ley fuerza en mi?, de ninguna manera porque vivo en la Torah. Esto es trascender.  Ir mas alla de lo que no se sabe,    y que sea conocido y sabido,  ir mas alla de algo, traspasar el limite de la experiencia posible.

 

Por esto mismo, no debemos de alejarnos de los conceptos de nuestro pueblo, especialmente del judaísmo, porque ellos,  una vez mas lo expreso, a costa de sus propias vidas han mantenido vivo el conocimiento de nuestra sagrada Torah, Hoy en día han surgido grupos queriendo decir lo contrario,  a pretexto que tenemos las enseñanzas de nuestro Rebe, Si,  así es, pero no para contradecir las enseñanzas de nuestros hermanos Yahudim sino para concatenarlas y fusionarlas en el sentido de la orientación veras entre las enseñanzas de nuestro Rebe y nuestros hermanos Yahudim,  (No estoy hablando de decretos rabínicos que son solo para nuestros hermanos Yahudim, sino la aplicación de nuestra sagrada Torah) y estos grupos quieren hacerse pasar como mejores que nuestros hermanos Yahudim, ejemplo:  Con calendarios elaborados por ellos mismos,  enseñando la luna Sabática, etc. Etc. Hay que tener cuidado no caer en este tipo de enseñanzas que a la larga te van a esclavizar en conceptos de grupo y no de pueblo.

 

   Existe una  Anécdota que nos puede ayudar a comprender.

Durante el Imperio Otomano, Un grupo denominado  los karaítas trataron de obtener el reconocimiento de la gente de ser los únicos que practicaban el "judaísmo auténtico". Se acercaron al Rey, para que los reconocieran como el legítimo "Pueblo de Israel", y al mismo tiempo desenmascarar  al pueblo judío de la Torá, acusándolos de "fraude". El Rey convocó a un rabino Judío y a un representante de los karaítas, a que comparecieran delante de él en el palacio real. Tras prestar oídos a ambas demandas, decidiría cuál de los dos era el auténtico "pueblo del libro".

 

Por supuesto, como es la costumbre de los países orientales, tanto el karaíta como el rabino debían quitarse los zapatos antes de presentarse ante el Rey. El karaíta se quitó los zapatos y los dejó en la entrada del salón del rey. El rabino también se quitó los zapatos, pero él los levantó y los llevó a su audiencia con el sultán.

 

El sultán se sorprendió muchísimo ante la extraña imagen del rabino sosteniendo el par de zapatos, y exigió una explicación.

 

El rabino le dijo:

- "Su Majestad, tal como sabrá, cuando HaKadosh Bruj HU, apareció ante nuestro maestro Moshé, la paz sea sobre él, junto al arbusto ardiente, El Eterno le dijo a Moisés: "Quítate los zapatos de los pies".

- "Tenemos la enseñanza en nuestro pueblo  que mientras Moshé estaba hablando con el Eterno, vino un karaíta y le robó los zapatos.

Por eso, ahora, cada vez que estamos en compañía de un karaíta, no dejamos los zapatos en cualquier lado"

 

El karaíta se dirigió al rabino, exclamando: "¡Qué tontería! Todo el mundo sabe que en la época de Moshe, no había karaítas!"

El rabino dejó que penetraran las palabras del karaíta, y luego agregó, en tono bajo: "Su Majestad, no creo que haya falta decir más..."

 

De esto aprendemos que grupos aun cuando seán dentro del mismo judaísmo, porque los Karaitas son Judíos,  no podemos desvirtuar que nuestros hermanos Yahudim son los portadores del estandarte de nuestro pueblo, por consiguiente apartarnos de ellos serían desastroso y por esto mismo es que han surgido enseñanzas diferentes porque no han querido seguir la línea de nuestros hermanos Yahudim, una vez digo: No estoy hablando de decretos rabínicos que son solo para ellos, sino de la Torah, y la Torah Oral que viene desde tiempos de Moshé Rabenu.

 

 

SHALOM ALEJEM.

 

Para preguntas, comentarios, o colaboración económica para seguir mejorando la pagina, puede escribir a:  rabinoeliyahu@kehilabeithashem.com  o   fredy.norman@yahoo.com