PARASHA SHEMOT.

µh;r;b]a' ÷be WhY;liae .br'h

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham.

Shemot 1.1  –  6.1.

 

SHEMOT (Nombres).

 

Baruj HaShem porque estamos empezando a estudiar el libro de Shemot, los Nombres, especialmente en esta época  que es un mes en donde las personas son influenciados por todos los eventos de las fiestas de este mundo,  y; que aún dentro del pueblo hay Hibriyot (Hebreos)  que son atraidos y seducidos y participan de las mismas, so pretexto de la convivencia o algunos pretextos que puedan surgir mas, pero la realidad es que el vivir en la diáspora se tiene que mantener una cordura de Torah y apartarse de todos los eventos que tengan un tinte pagano, pues estas no son fiestas solamente que tengan que ver con ejad, sino que atrás de todo está inmerso la idolatría y paganismo.

 

Cuando leemos toda la Parasha encontramos que Yacob Avinu Bajo a Egipto,  de una tierra Kadosh Baja a Mitzrayim una tierra donde la idolatría y el desconocimiento de HaShem  se manifestaba total y absolutamente.   Paralelamente  podemos comprender que si Yacob Avinu bajo de tierra Kadosh y  llevamos el conocimiento a planos diferentes y superiores, encontraremos que Yacob Avinu bajo de los mundos superiores, donde reina la kadusha a los mundos inferiores en donde reina la idolatría el paganismo, la oscuridad, en donde la gente vive muerta, es decir que bajo el concepto real de la muerte que es la negación de la Luz, podemos fácilmente considerar que aunque viven están muertos.

 

Nuestra Sagrada y Bendita Torah nos muestra un número de los descendientes de Yacob Avinu que bajo a Egipto.  Según el Pasuk 5 del Perek 1, fueron setenta almas,  que si traemos a recuerdo la cantidad de bueyes que se sacrificaban en Sukot por las naciones cabalmente encontramos también la cantidad de setenta, esto es porque la cantidad de naciones representadas en este mundo son setenta, igualmente al número de almas que bajaron a Egipto, esto es las setenta almas que vinieron de los mundos superiores a sentar la base, a sentar la raíz de la nacion misma de Israel que son las almas que bajan de los mundos superiores a este mundo a cumplir la misión que es el dar a conocer al verdadero Elohim del Olam.

 

Nuestra Sagrada Torah nos  enseña, las familias que bajaron, las puertas dimensionales que fueron abiertas para  seguir descendiendo las almas de Israel y de esta manera como Matot/tribus,  el trabajo es unificado dentro de la misma familia, que al unirse hacen la nación de Israel

 

Todo en el orden del Kadosh Baruj Hu, todo en su plan, todo está diseñado para hacer volver las almas a El.

 

El hecho de que fuimos esclavos en Mitzrayim/Egipto, nos muestra nuestra misión, como Moshé Rabenu que por medio de la liberación , mostró no solo a los Egipcios  quién es el verdadero  Creador el OLam, Quién es verdadero Elohim, sino también a las naciones, pues las naciones mismas comprendieron en aquel tiempo que el Elohim de Israel era poderoso en batalla y las naciones temían a Israel  por quién era su Elohim.  Y no solo en aquel tiempo, también hoy en día las naciones saben que lo que nuestro pueblo ha pasado para que una vez pueda radicar en Israel no es obra sino de una mano poderosa atrás de Todo y esta es la diestra de HaShem manifestándose y se puede ver claramente en la historia reciente con la guerra de los seis días, con la guerra de Yom Kipur. Etc.

 

Israel descendió según los Jajamim al grado 49,  esto es porque para recoger las chispas de Kadusha para elevarlas se debe empezar por lo mas bajo para ir ascendiendo y de esta manera elevarlas, los Hijos de Israel 600,000 Neshamot  bajaron cabalmente en Egipto lugar de impureza, de sufrimiento, de esclavitud, esta fue nuestra condición, pues el bajar a los mundos mas bajos no vamos a encontrar lo mejor sino lo peor,  por esto mismo aquellos que estén dispuestos a servir de Bezorim, deben de considerar que su misión es:  No buscar la fortuna de este Olam sino la fortuna de los mundos superiores, su mirada está puesta en su misión y no en la abundancia de este mundo, que si bien es cierto no careceremos de ellos pues HaShem mismo cuida de los que le sirven,  sino que nuestro objetivo divino está mas alla de este mundo.

 

Israel en Egipto, el bajar al grado 49 que si bien los Jajamim dicen que si hubiera llegado al 50 Israel no hubiera  regresado, pero los hubieras no existen, y esto no sucedió ¿Por que? Porque el propósito fue bajar hasta lo mas bajo para levantar las chispas de Kadusha que habían caído hasta [valga la repetición,] lo mas bajo.

 

Es pues el bajar nuestro padre Yacob y las setenta almas a Egipto, un plan redentor, un plan manifestado en la misericordia de todos los Olamot pues este mundo es considerado por los sabios el mas bajo, y por esto mismo es necesario bajar a este mundo para rectificar y elevar las chispas que existen en este lugar y de esta manera estamos elevando lo mundos, que su final será con Mashiah en donde en su momento en su fuerza espiritual se cumplirá el proposito divino que es volver a HaShem, y una vez mas estar dentro de aquella vasija en donde la relación con Abba era intima y su Luz nos llenaba completamente para experimentar la felicidad suprema pues no hay felicidad comparada con la cercanía del Creador.

 

Por esto mismo bajaron setenta almas, pues es la redención de las setenta naciones, pues en el tiempo se cumplirá la redención final en donde Israel tiene una función muy importante con Mashiah.

 

Esta misma vocación de la cuál fuimos elegidos debe ser siempre en nosotros el punto de inicio, pues si bien es cierto los Efratitas estamos regresando de este largo exilio, también es cierto en  nuestra Neshama tiene que arder el deseo supremo de hacer lo que tenemos que hacer pues para eso hemos nacido, para eso la bendición es ser parte del pueblo de Israel,  para ser Luz a las naciones, y ser luz a las naciones significa que la enseñanza debe de salir de nuestro labios para todas las naciones y de esta manera si bien es cierto en el plan final esta la redención total, debemos en lo poco  mostrar ese deseo ferviente de atraer las Neshamot Israelitas que aúne están dentro de las naciones perdidas no en sus almas sino en la ignorancia, en  un falso conocimiento que debe ser erradicado, pero esa es nuestra función,  cuando comprendamos que como Israelitas no solo es estar bien acomodados, estar disfrutando de nuestra Sagrada Torah, de estar conformes  diciendo:  Lo mas importante es que yo ya estoy en el pueblo”  Esa expresión es una manera Egoista de pensamiento, pues nuestro trabajo es atraer las almas de Israel que aún necesitan conocer su identidad y que somos nosotros los únicos que nos corresponde este trabajo.   Nuestros hermanos Yahudim trabajan por los Benei Noaj, nosotros trabajamos por las almas de Israel, pero debemos hacerlo.  No descansemos no cesemos de hablar de Torah, a todos, sin excepción pues no sabemos quien puede ser un hijo de Israel y quién no.

 

Y si alguno que considera que no es Israelita viene, pues bienvenido pues, nuestra Sagrada Torah nos enseña a aceptar a todos aún a los extranjeros que quieran abrazar nuestra Sagrada Torah.

 

 

Bajamos de los Shemayim para este propósito, para este fin,  especialmente la beraja que tenemos de vivir en este tiempo en donde conocimos el Nombre del Eterno, el nombre de su redención, nuestra sagrada Torah, es entonces  nuestra obligación estructurar nuestra alma elevándola por encima del Ego, del egoísmo, y hablar de Torah, atraer las almas de Israel.

 

Es pues el bajar a Egipto un propósito supremo, es el inicio del trabajo espiritual de Israel,  y este mismo fin, no debemos perderlo sino sentirnos complacidos que el Eterno nos ha escogido como almas elevadas para este trabajo espiritual.

 

SHALOM ALEJEM.

 

Preguntas, comentarios, aportaciones para bendición en el trabajo realizado, puede escribir a:  rabinoeliyahu@kehilabeithashem.com  o 

fredy.norman@yahoo.com