PARASHA SHOFTIM

µh;r;b]a' ÷be WhY;liae .

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham.

Debarim 16.18 – 21.9

 

SHOFTIM.   (Jueces)

 

Nuestra sección de la Torah, empieza enseñando que el pueblo debe nombrar jueces, y que ellos deben de llenar ciertas aptitudes y actitudes para poder ser juez y como debe ser el juez,  Juicio recto, no soborno, no regalos,  y seguidamente el Eterno le da al pueblo leyes que deben seguir, los jueces de hecho debian de juzgar de acuerdo a nuestra sagrada Torah, no ser subjetivos en el juicio sino objetivo, de tal manera que el edicto de un juicio sea apegado a la emet.

 

El el Sefer Pirke Avot (Los dichos de los Padres) está escrito:

Sé precavido en tu juicio,  hazte de muchos discipulos y erige un cerco alrededor de la Torah

 

Cada uno de nosotros en nuestro diario vivir debemos aplicar el consejo de los padres para la edificación de nuestra propia Neshama/alma,  de tal manera que sigamos elevándonos hacia la espiritualidad manifestada en la conexión con la luz de HaShem, y entre mas el hombre busque ansiosamente su elevación, dedique tiempo en ella en el estudio de la Torah su alma se irá capacitando cada día mas en ese anhelo de apegarse a su creador, el alma entre menos estudie la Torah y ponga su deseo en las cosas que no  le edifiquen y  que busca ser aceptado en la sociedad y de esta manera se aleja del estudio de la Torah seguramente será un alma carente de ese anhelo de apegarse cada día mas a la Luz de su Creador y quedará en un estancamiento peligroso en donde el Yetzer Hara lo impulsará hacia el abismo, de tal manera que empiece a bajar los escalones de la espiritualidad en donde el hacer Mitzvot le será mas díficil, cada día la busquedad de su elevación le será tedioso aburrido etc.  Es pues necesario no fomentar en nuestra alma estas deficiencias que a la larga nos dañaran, a nosotros a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos pues somos nosotros los iniciadores de la actividad espiritual en donde nuestras generaciones se verán favorecidas  y es mas nuestra alma cuando parta de este olam, verá con satisfacción el fruto de nuestro esfuerzo de este tiempo.

 

Por tal razón el Pirke Avot nos enseña estas tres actitudes que debemos de fomentar en nosotros, aunque parece dedicado a los jueces, también se puede considerar que cada uno de nosotros es un juez pues emitimos juicios de valor en la vida.


Sé Precavido en tu juicio,  la precaución en  el momento de emitir un juicio es importante para no caer en injusticias que puedan dañar a los demás y por supuesto dañarnos a nosotros mismos, los juicios de valor que emitamos debemos de hacerlo dentro de los parámetros de nuestra sagrada Torah en el momento de juzgar para edificar y nunca para dañar.

 

Cuando alguien juzga para dañar, y dijo juzgar en el sentido de ver las actitudes de otros, realmente debemos de considerar que si juzgamos es para ayudar pues si es lo contrario Rav. Shaul nos advierte contra esto y dice: Por eso eres inexcusable, hombre, tú que juzgas, quienquiera que seas, porque al juzgar a otro, te condenas a ti mismo, pues tú, que juzgas, haces lo mismo; esto es porque el que juzga no para edificar sino para dañar se juzga  a si mismo, porque hace lo mismo y juzga a otro.

 

Rav.Shaul también enseña, que cuando haya problemas entre javerim,  es necesario llevarlo al Beit Din de la Kahal antes de llevar el caso a tribunales de gentiles, pero cada quién debe estar conciente de acatar las disposiciones de los del Beit Din de la Kahal, sean estos a favor o en contra de nuestro propio criterio.

 

De hecho en el pueblo existían los Shoftim, en tiempos de nuestro pueblo, hoy en día también los hay, no se como juzgan en Israel, pero según comentarios de algunos rabinos que no avalan la conducta de los dirigentes hoy  de nuestro pueblo, aún no se ha enfocado el juzgar basados en nuestras bendita Torah pues aún hay leyes que respaldan actitudes que no son aceptadas como por ejemplo  el ceder tierra, las comunidades idolatras que existen alli, los grupos de homosexules exigiendo derechos etc.

 

Es pues necesario llevar los casos del pueblo ante los lideres de nuestra comunidad antes de llevar a tribunales de gentiles, esto es lo que nos aconseja nuestro Rabino Shaul. Y nos exhorta diciendo:  ¿Acaso no hay uno sabio entre ustedes para que pueda juzgar entre sus hermanos?  (1 Corintios 6. 1- 8).

 

Azte muchos discípulos:

Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de enseñar bajo el principio de Kabalah de recibir para compartir y no para quedarnos nosotros mismo con la sabiduría de la Torah que nos enseña a vivir en este mundo y vivir bien, pues la Sabiduría que nos da nuestra sagrada Torah nos lleva a llevar  una vida de armonía, de paz, de consuelo, de esperanza, y de esperar la venida de Mashiah Yahshuah en su manifestación como Mashiah ben Dawid, y como está escrito en el Navi:  Y verán al que fue traspasado..... Zacarías 12.10.

 

Si nosotros queremos eso para nosotros, si estamos inmersos dentro del concepto de la Paz que el Eterno nos ha dado, es importante transmitir este conocimiento a los demás para que nuestro pueblo Efráim despierte y lleve una vida de tranquilidad en este Olam lleno de sufrimientos, que es precisamente por el pecado y es por esto que aquel que encontró la Torah encontró la vida, Baruj HaShem por Mashiah Yahshuah que fue enviado precisamente para encontrarnos con HaShem.

 

PONTE UN CERCO ALREDEDOR DE LA TORAH:

 

Cada uno de Nosotros sabe cual es su debilidad, no todos tenemos igualdad de debilidades, y si hay debilidades en nosotros que nos lleva a la trasgresión de nuestra sagrada Torah es necesario colocar ciertas barreras que nos impidan transgredir de tal manera que estas debilidades sean cercadas y mantener siempre nuestra relación con el Eterno.

 

Cada uno de nosotros vino a corregir estas deficiencias del Alma, y cada alma tiene su propia corrección por tal motivo el cerco es bueno colocarlo para mantener la cordura y no caer en las trasgresiones producto de nuestra debilidad.

 

 

 

Debemos por consiguiente tener la fuerza de la Emet, para poder juzgar primeramente nuestra vida pues la Torah primeramente es para mi, luego debo de tener la sabiduría para ayudar a mi Javer que necesita de mi para corregir su camino.

También debemos tener la cordura para hacer discipulos y nuestros Bezorim que salen a buscar a Efráim deben de ser personas adecuadas e idoneas para este fin, como está escrito: Cuando salgas a la guerra el Cohen debe de darle la confianza al pueblo que el Eterno está con ellos y que no deben de Temer, además los oficiales hablaban al ejercito que aquel que tuviera una casa nueva que no ha consagrado que mejor regrese, aquel que tiene un viña y no ha comido de su fruto, que mejor regrese, aquel que tiene novia y esta por casarse, que regrese, esto es porque el corazón del pueblo debe estar libre de pensamiento que puedan darles una distracción en el cumplimiento del deber y de esta manera arriesgar la vida de los demás o en todo caso la propia vida por pensamiento que están colocados en lo que pudo haber dejado,  Por esto mismo los saldados que vayan a la guerra deben de ser personas idóneas que no manifiesten ningún temor pues esto contagia a los demás y debilitaría a los demás por consiguiente el que sale a realizar una labor debe de ser templada, con la plena conciencia que el Eterno está con el.

 

 

SHALOM ALEJEM.

 

Preguntas, comentarios, pueden hacerla a:  rabinoeliyahu@kehilabeithashem.com