PARASHA VAYEJI

µh;r;b]a' ÷be   WhY;liae .br'h

Rav. ´Eliyahu Ben ´Abraham.

Bereshit 47.28 – 50.26.

 

VAYEJI  (Y vivió).

 

Y vivió Yacob en la tierra de Egipto dies y siete años, y fueron sus años ciento cuarenta y siete, hay un dato que quisiera que tomaramos en cuenta y es que tanto nuestro padre Itzjak como Yacob Avinu en su vejez estuvieron privados de la vista, si recordamos a Itzjak Avinu cuando nuestro padre Yacob fue por la bendición estaba ciego y por ello mismo le dió la bendición que merecidamente correspondía a Yacob por las razones que enseñamos en su oportunidad.

 

Lo que quisiera enfatizar es que ellos eran Tzadikim, hombres temerosos y que amaban en gran manera a HaShem, conocían la grandeza de HaShem, ellos sabían que HaShem era el todopoderoso pues sería ilógico pensar que las cualidades  de HaShem nuestros padres no las  conocieran, mas sin embargo el hecho de pasar por un momento dificil de estar privado de vista sería algo desastroso como para clamar a voz en cuello y con llanto la sanidad de su ojos.

 

Pero no fue así, ellos conocían los propósitos de HaShem, por lo tanto: Aquel que confía en HaShem no ve en cada situación un sufrimiento sino una forma de bendición pues cada parte del sufrimiento en este Olam es para elevar nuestra alma, pues el Kadosh Baruj Hu conoce sus propósitos que nosotros no entendemos en su momento y quizás lo entendemos pero pasado un tiempo.

 

Tanto nuestro Padre Itzjak como nuestro Padre Yacob, fueron persona que siempre su confianza no se debilitó en >HaShem pasara lo que pasara ellos seguían confiando en el Eterno y nada mas.

 

De  la misma manera esto lo tenemos que aprender que los sufrimientos que podamos pasar siendo obedientes a HaShem no es otra cosa que la bendición que viene a nuestra vida para que nuestra alma este en condiciones mejorables para la conexión con la Luz de HaShem, y como escribió nuestro Sheliaj Kefas. En  1 Kefas 1.  ......... aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, 7para que, sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro (el cual, aunque perecedero, se prueba con fuego), sea hallada en alabanza, honor y honra cuando sea manifestado Yahshuah.8Vosotros, que lo amáis sin haberlo visto, creyendo en él aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y grandioso, 9obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

 

Si nos vamos un poco mas alla en la profundidad y ahora traemos a colación el Tikun, sabemos entonces que las pruebas no es otra cosa que el refinamiento de nuestra vida espiritual para lograr alcanzar aquello que no alcanzamos en un estado pasivo, o en todo caso en un concepto formativo en donde las enseñanzas no son suficientes para alcanzar lo que el Eterno nos quiere dar y por lo tanto el sufrimiento en la vida es parte de la formación de nuestra alma, si estamos concientes de la fidelidad que tenemos al Creador pero si no fuera así en todo caso sería la forma de volvernos en Teshuba al Creador que al final todo obra para bien.

 

Ejemplo nos dan nuestros patriarcas para que en la vida, no veamos el sufrimiento, las luchas que tengamos, las prueba como algo negativo sino como algo positivo, en donde el refinamiento de nuestra alma se da para bien nuestro.

 

Si podemos ver un poco mas alla en el lecho de Yacob Avinu, El sabía que su tiempo de partir de este Olam había llegado por consiguiente El sabía que estar allá con HaShem es mucho mejor que estar aquí, pero para llegar a este nivel de comprensión es necesario estar siempre pensando en que lo mejor que nos puede pasar es haber conocido nuestra Sagrada Torah y de esta manera encontrar el proposito bendito de la voluntad de HaShem en nuestra vida y entonces y solo entonces comprenderemos que la elevación de nuestra alma es mas importante que cualquier otra cosa.

 

Yacob no se inmutó porque sabía que había llegado el tiempo de su partida,  El no pidió que se hiciera tefila por el para que HaShem lo sanara, o en todo caso hacer Kabalah para que la muerte se alejara, ¡No! Sino que El de buena voluntad y con templanza, estando erguido en la Emunah concebía lo mejor para él.

 

Esta es la diferencia de los niveles espirituales de elevación de nuestra alma, en donde aquel que está en un nivel espiritual  [Recordémonos los niveles de elevación de nuestra alma según kabalah] bajo solo puede percibir este mundo, solo puede ver todo lo que pasa en este mundo, es más, ve los sufrimientos como algo malo,  y para él si todo esta bien es una bendición pero si todo esta mal lo ve como una especie de maldición,  recordémonos como los impios ven en lo material la bendición, si bien es cierto es parte de la bendición porque de esta manera tenemos recursos para elevar nuestra alma, también debemos de saber que el que no tiene esta puesto para bendecir a aquel que tiene. El concepto en Torah es totalmente opuesto al pensamiento de este mundo.

 

Y vivió Yacob... No dice y vivió Israel,   Pues el nombre de Israel es dado a aquellos que luchan en ese mundo, aquellos que están dispuestos a vencer aquellos que están dispuestos a no bajar las armas y esperar que exista algo que los levante sin antes hacer un esfuerzo, pues el Eterno nos ha dado el valor para sobreponernos a cualquier situación y luchar en los mundos espirituales y de esta manera vencer.

 

El Nombre de Israel se les dá aquellos  que luchan y vencen, en todo caso seríamos hijos de Yacob, pero debemos de comprender que somos Benei Yisrael, los hijos de HaShem que luchan no solo en función de este mundo sino aún con las huestes espirituales de maldad, como en el caso de Yacob Avinu que lucho contra el Malak Samael, el Malak protector de Esav y despues de haber vencido se le mencionó que su nombre sería cambiado de Yacob a Israel.  El mismo paralelismo sucede con nosotros, los hijos de Israel no se dan por vencidos sino que luchan, se esfuerzan, hasta alcanzar lo que desean, no solo en función de este mundo sino en función de los mundos superiores, es mas se esfuerzan mas por los mundos superiores que considerar este Olam/mundo como si esto fuera eterno.

 

El nombre de Israel es un Nombre Elevado pues se le da a Yacob Avinu despues de haber vencido no antes.

 

Y vivió Yacob,  el Hombre el personaje que venía a activar en este mundo la sefira de Tiferet, pero el nombre de Israel sigue viviendo en cada hijo de Israel.

 

El Zohar nos enseña que el Nombre de Israel fue dado fuera de Eretz Yisrael para enseñarnos que debemos combatir el temor,   y de esta manera encontramos que el Rey Mashiaj es conocido como el Melej de Yisrael,  también esta escrito: Que el reino de los Shemayim sufre violencia y solo los valientes lo arrebatan Matatiyahu 11.12.

 

Ser valiente significa enfrentar las vicititudes de este mundo y vencerlas, la bitajon en HaShem es la clave de toda victoria nuestra, una guerra no empieza y termina, sino que tiene un tiempo de lucha un tiempo que puede ser corto o largo pero al final es una guerra en donde tenemos que vencer, hemos sido llamados a vencer y no dejarnos vencer,  ¿Como vamos a vencer?   Pues dejando que la guerra la libre HaShem por nosotros y nosotros solamente debemos seguir nuestro paso por este mundo y tratando de tomar los sufrimientos con indiferencia como decir no tengo nada de que preocuparme pues HaShem peleara las batallas mas aguerridas por nosotros.  Como está escrito:

 

  en Mishlev 31.31  El caballo se alista para la batalla pero es Yahweh quién da la victoria.

 

1 Corintios 15.57 está escrito:  Pero Toda Raba sea dada a Yahweh quién es el que nos dá la victoria en Yahshuah Ha Mashiaj,

 

1 Yohanan 5.3  Esta escrito:  Todo el que es nacido de HaShem vence al mundo, y esta es la victoria que ha vencido al mundo nuestra fe (Emunah)  ¿Y quién es el que vence al mundo, sino,  el que ha creido que Yahshuah HaMashiaj es Ben Yahweh? Amen.

 

 

 

Hebreos 3.12 esta escrito:  Mirad hermanos que no haya entre vosotros corazón tan malo e incrédulo que se aparte del Elohim vivo,  por lo tanto exhortaos cada uno cada día hasta que se diga, Hoy, para que ninguno de ustedes se endurezca por causa del pecado.

 

 

Es pues necesaria nuestra Emunah (Creer y Hacer la voluntad de HaShem)  para vencer, que al final es HaShem quien nos da la victoria, solo debemos de confíar en El y no importa cuanto dure la batalla, o la guerra al final seremos vencedores.

 

SHALOM ALEJEM

 

Para comentarios, preguntas puede escribir a: rabinoeliyahu@kehilabeithashem.com;   fredy.norman@yahoo.com

 

Si estas enseñanzas le han ayudado a la elevación de su alma y las de su comunidad, y quiere ser participe de esta bendición, puede enviar sus aportaciones económicas escribiendo a los correos. Berajot Meod.